Luis Alberto Muñoz

Luis Alberto Muñoz

Enviar
Viernes 22 Junio, 2012


Limón sí es Costa Rica


“Limón no es Costa Rica”, fue la sensación que me ha quedado desde la primera vez que visité la provincia. Me acuerdo de niño tomando el hoy desaparecido tren al Atlántico con mi padre, llegando a un lugar que parecía no ser parte del mismo país.
Era como cruzar una frontera, pero en este caso mental, que mantenía al Caribe como una realidad alejada, por supuesto, de esa percepción errónea de que Costa Rica es tan solo el Valle Central.
Para completar este cuadro, hace poco me encontré una homilía del arzobispo Hugo Barrantes, la cual considero la mejor descripción de esas enormes distancias, brechas sociales y mentales, en este territorio tan chiquito.
“Existen varias Costa Rica. Una, impenetrable, de grandes mansiones y lujo, de personas que viven casi como en otro mundo. Otra, la de gente sencilla, accesible, con raíz y estirpe campesina, gente pobre pero dispuesta siempre a colaborar. Hay aun otra Costa Rica, la que vive en precarios, en cuevas, hacinada, sumida en la extrema pobreza, excluida de los bienes y servicios que el país ha logrado; esta es la Costa Rica desconocida; es la OTRA COSTA RICA”.
Para muestra un botón.
Limón es sin dudas una provincia abandonada, con el peor índice de desarrollo humano del país. Los niveles menores de escolaridad, la más violenta y afligida por la criminalidad.
No es sorpresa que exista tanta turbulencia e incomodidad social. Los proyectos, las promesas han pasado por encima, el último intento fue Limón Ciudad Puerto, que pretendía un renacer y que terminó olvidado.
Ahora surge el plan de la megaterminal de contenedores, que es una necesidad para todo el país, por el naufragio de su infraestructura.
Pero, ¿cómo puede ser percibida tan abrupta disparidad: por un lado, una inversión de casi $1 mil millones en un puerto; por el otro, las carencias y urgentes necesidades de este pueblo golpeado?
La megaterminal está pagando las consecuencias que ha dejado la apatía de los gobernantes hacia esta región.
El gran puerto que se espera tal vez no sea para Limón, posiblemente haya sido diseñado para algunas de las Costa Ricas que menciona el Arzobispo.
El enorme reto social que ha existido siempre es participar verdaderamente a Limón de las ventajas y oportunidades concentradas en el Valle Central.

Luis Alberto Muñoz