Logo La República

Martes, 28 de enero de 2020



NOTA DE TANO


Liga-Team se presentan con un entorno muy diferente

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 18 diciembre, 2019

carevic y escudo de la liga

El entorno del partido final del Apertura entre Alajuelense y Herediano en el Morera Soto es muy diferente al que jugaron estos mismos equipos hace dos semanas para cerrar la segunda fase del torneo.

La Liga llegó condicionada a ese encuentro; tenía que meter tres goles para deshacerse del 2-0 de la ida y, además, cuidarse de que el Team no le anotara porque eso lo obligaba a meter cuatro anotaciones.

Lógicamente que la ansiedad liquidó a los jugadores erizos que en un partido muy complicado, jugado inteligentemente por las huestes de José Giacone, se precipitaron en las acciones ofensivas, al punto de lanzar 54 centros sin destino; es decir, a lo loco.

Lea más: Los fantasmas que debe espantar Alajuelense para llegar a la 30 en su centenario

Para este sábado el asunto es diferente. Para empezar, los discípulos de Andrés Carevic solo necesitan de un gol (no de tres) para sobrevivir y llevar el juego a los tiempos extra; en caso de que Herediano anote, no tiene que meter cuatro goles, sino dos, para seguir con vida. Este detalle aritmético será vital en el desarrollo del juego.

Alajuelense tiene que jugarlo como lo hizo en el 95% de sus partidos de la fase regular. Ese gol que se les niega desde hace tres confrontaciones debería llegar. Carevic no tiene nada que inventar. Su dilema es decidir cuál será su tripleta ofensiva entre McDonald, Moya, Ureña y Lássiter.

El 1-0 en contra no es tan incómodo ni obliga a tanta presión como el 2-0 de la serie anterior.

Lea más: ¿Quién lleva ventaja en las finales de torneos cortos, Herediano o Alajuelense?

En el Rosabal Cordero, el Alajuelense, por sus propios pecados y las virtudes del rival, no pudo hacer su fútbol. Fueron dos partidos en que las huestes de Carevic quedaron condicionadas muy temprano a jugarlos en contra de su estilo habitual.

En la última confrontación, digamos que tuvieron la suerte de salir heridos pero no muertos de un partido en que el Team pudo liquidarlos y hacer de la final un juego de trámite, pero estoicamente los manudos sostuvieron el 1-0 con un hombre menos hasta el final y sobrevivieron al desastre.

Tremenda responsabilidad llevan los once titulares del León para este compromiso. Deben satisfacer las ansias y las expectativas de una afición multitudinaria que no toleraría ni asimilaría nunca la pérdida de un título que se suponía, la Liga tenía en sus vitrinas.

El gran dilema es que la Liga no jugará sola y enfrentará a un rival repleto de argumentos para sostener ese 1-0 y coronarse como campeón.

Del Team escribiremos mañana.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.