Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


24/7 en el zacate, Carevic se gana la aceptación eriza

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 05 agosto, 2019

andres carevic y escudo de la liga

Andrés Carevic, el técnico del Alajuelense, ha sido aprobado por la exigente fanaticada del equipo.

Cuando Agustín Lleida, gerente deportivo del club, anunció su fichaje como sustituto de Hernán Torres, la feligresía del León dudó de la escogencia y, a la distancia, mayoritariamente, desaprobó la selección de este “perfecto desconocido”.

Sin embargo, desde que se bajó del avión, don Andrés se concentró en su trabajo, y viajó a la zona donde más le gusta moverse: el zacate.

De bajo perfil y buena presencia física, conforme pasaron los días, Carevic se fue perfilando como un entrenador adicto al trabajo, enemigo de los focos y de las luces, alejado de la polémica y metido las 24 horas del día en sus funciones como entrenador.

Lea más: Alajuelense y el síndrome de la caja fuerte

Esto le ha valido, quizá todavía, no el reconocimiento de los seguidores de la Liga, pero sí su aprobación.

Andrés es aceptado por la familia rojinegra, tanto que le perdonaron sin mucho ruido, la estrepitosa eliminación de la Copa Premier del área, por el Alianza salvadoreño.

Colaboró mucho en este sendero de paz en el trabajo del estratega mexicano, el triunfo del Alajuelense ante el Saprissa en el clásico “Sin colores”.

A pesar de ser un juego amistoso, los fanáticos manudos saborearon el nítido triunfo, dándole un espaldarazo a su entrenador.

En el arranque del Apertura, el Alajuelense derrotó al Herediano, lo que sumó dos victorias ante los grandes de nuestro fútbol, y aumentó la cuota de apoyo de los manudos a su nuevo timonel.

En cuanto a disposiciones propiamente tácticas, Carevic se apuntó, desde el principio, a una formación 4-1-4-1, y ha sido leal a ella, ya con nombres propios en varias de las posiciones.

Lea más: El 4-5-1 no le funcionó a la Liga en Guadalupe

Su amigo y “patrono”, Lleida, le quitó la presión a la portería al invitar, cortésmente, a Patrick Pemberton a dejar el equipo.

Eso consolidó al joven Adonis Pineda, respaldado por una línea de cuatro formada por Gutiérrez, Figueroa, Junior Díaz y el argentino Facundo Zavala, quien en este arranque le gana el viaje a Christopher Meneses.

El puesto de volante central se lo alternan Luis Garrido y José Miguel Cubero; mientras que los cuatro de la bujía son los dos López, Allen Guevara y Lássiter.

En punta, McDonald y Moya por ahora están arriba de Ureña y Roger Rojas.

Con “jeans”, camisa de manga larga y sin uniformarse con los colores del club, Andrés Carevic camina en zona de manantial, en las aguas otrora turbulentas de la institución.

[email protected]