León se convirtió al veganismo para comer manjar de flores
Enviar

Este León está dopado, y no lo digo literalmente hablando, pero la manera en que Pablo Gabas corre luego de perder un balón en medio campo a sus casi 36 años de edad, los volantes de contención y defensores centrales anticipando y saliendo de su zona de confort para colaborar con los compañeros del medio campo es verdaderamente sorprendente.

Aparte de Jonathan McDonald, a quien nunca se le puede achacar la falta de esfuerzo en el terreno de juego, a este equipo le inyectaron una dosis de adrenalina que sigue aumentando a como vence a sus rivales.

Este domingo sació su sed con la desesperación de un cuadro florense que sigue sin ver la luz al final del túnel en el Clausura.

La anotación de Mc a los dos minutos de juego le despedazó el esquema a Jafet Soto y el Herediano, que desde hace mucho tiempo no paraba a un equipo con solo un delantero natural en solitario, como lo es Yendrick Ruiz.

No fue hasta el final de la primera mitad y con el tiempo en su contra que arriesgó al mejor estilo de Hernán Medford, quien nunca temió jugar con dos o más atacantes desde un principio en el Morera en su época dirigiendo al cuadro rojiamarillo.

Pero, ¿cómo cambió Alajuelense en tan poco tiempo? Acaso el técnico Nicolás dos Santos, quien originalmente fue contratado para ser el preparador físico le cambió la manera de ver el fútbol al equipo.

En lo absoluto.

Las contrataciones en la mayoría de sus filas motivaron a una planilla completamente fortalecida, que nuevamente cree en ganar un campeonato nacional.

La esperanza se forja si el panorama es alcanzable y a la tercera fecha en este campeonato relámpago, la Liga es candidato al título por primera vez en más de dos años.

Luis Garrido genera un balance en la cintura del campo y le da la tranquilidad a Gabas de jugar libremente, al igual que Sequeira por la derecha y el joven Villegas por la izquierda, que con jugadores de peso y experiencia se crecen en su juego.

José Miguel Cubero ofrece tranquilidad en la última línea, a pesar de que el jugador en reiteradas ocasiones aseguró no ser de su agrado jugar como central sino en la media cancha.

Y en ofensiva, Roger Rojas le quita presión a McDonald, realizando movimientos y buscando todos los balones.

Pero para ganar el certamen, ahí deberá entrar la mano del entrenador.

Tendrá que mantener un ritmo de juego más constante y no regalar tramos tan grandes donde equipos en mejores días no perdonarán como lo hizo Herediano el domingo.

Dos Santos comenzará a mostrar su valía si logra mantener el balance pese a la gran cantidad de jugadores lesionados que maneja.
La cara no debe cambiar, debe ser la misma y en la rotación estará gran parte de su virtud.

Ahora sin Adonis Pineda en la portería y Kenner Gutiérrez en la zaga, el técnico suramericano deberá ganarse el salario y darle un rostro a esta Liga y demostrar a qué juega.

Los manudos también aprovecharon sus más largas vacaciones para recargar pilas y preparar mejor su plantel, que se ve compenetrado con los más jóvenes y con su afición.

La Liga aguantó el ímpetu florense con el empuje de su afición, mantuvo el marcador con temple, inteligencia y lucha en cada pelota.

El León golpeó la mesa y frente a Herediano anunció que está de regreso en la lucha por el cetro.

 

 


Ver comentarios