Logo La República

Miércoles, 20 de febrero de 2019



MAGAZINE


Larry King y sus tirantes dijeron adiós

Redacción La República [email protected] | Sábado 18 diciembre, 2010



Larry King y sus tirantes dijeron adiós
Tras más de 25 años en CNN y alrededor de 50 mil entrevistas, el “entrevistador tranquilo” despidió su programa el jueves

Larry King hasta se quedó sin palabras en la despedida de su programa el pasado jueves, “Larry King Live”, tras más de 25 años en antena, un punto final al que se sumaron el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el ex mandatario Bill Clinton.
King pronunció sus últimas palabras al frente del programa estrella de la CNN: “Quiero decirles a ustedes, a la audiencia… Gracias. Y en vez de adiós, qué tal un… hasta pronto”.
El conductor reaparecerá ocasionalmente en la cadena para presentar algún especial sobre asuntos nacionales o internacionales.
La última emisión comenzó con un emocionante montaje que contenía algunos de los mejores momentos de las entrevistas realizadas por King en el último cuarto de siglo.
Durante el programa, copresentado por Ryan Seacrest y Bill Maher, se sucedieron las intervenciones de periodistas de las principales cadenas de Estados Unidos, como Barbara Walters, Katie Couric y Anderson Cooper, y de diversas personalidades como Donald Trump y Tony Bennett, quien le dedicó la canción “The best is yet to come”.
Pero fueron Obama y Clinton quienes pusieron los momentos más emotivos.
“Se va uno de los grandes” dijo Obama en un mensaje grabado. “Gracias por estos 25 años de conversaciones con los americanos. Dices que solo haces preguntas, pero las respuestas que consigues nos sorprenden, nos informan y nos abren los ojos. Gracias y la mejor de las suertes”, añadió.
“Gracias por todos estos años. Has sido genial”, manifestó Clinton en una intervención en directo desde Arkansas.
King, que lucía unos tirantes de color rojo, regalo del cantante Jon Bon Jovi, según reveló el presentador en su Twitter, estuvo acompañado en la recta final por su esposa e hijos. El hijo mayor de la pareja, Chance, de 11 de años, añadió: “Estoy contento por ti y porque podremos pasar más tiempo juntos”.
El punto y final del programa marca un hito en la historia de la televisión estadounidense, que despide así a uno de sus presentadores más peculiares, reconocidos y reconocibles, convertido desde hace años en todo un icono.
Han sido más de 25 años al frente del show y alrededor de 50 mil entrevistas.
King ha protagonizado momentos inolvidables, incluido el seguimiento que llevó a cabo los días posteriores a la muerte de Michael Jackson, la cobertura en torno al juicio de OJ Simpson o el momento en el que Oprah Winfrey anunció su apoyo a Barack Obama como candidato presidencial.
Fue en junio cuando King dio a conocer que cesaría en sus funciones. Su objetivo parecía claro: dedicar más tiempo a su familia. Pero hay quien sostiene que el verdadero motivo fue la caída de la audiencia.
Su momento de máximo esplendor fue en 1998, cuando el programa llegó a atraer a una media de 1,6 millones de espectadores. Incluso en 2003 el promedio superaba el millón y medio de espectadores, atraídos por su estilo directo, reflexivo y casi nunca belicoso.
“Hago preguntas cortas, no tengo ninguna pretensión de ser intelectual, no pretendo saberlo todo”, dijo hace años King al tratar de describir su forma de acometer las entrevistas, que incluía, según sus críticos, no indagar demasiado ni documentarse a fondo sobre sus entrevistados.
Su franja horaria la tomará el periodista británico Piers Morgan, cuyo debut está previsto para enero.
Morgan ha sido anfitrión de varios programas de la televisión británica y conocido en Estados Unidos por su papel de juez en el programa “America’s Got Talent”, y es famoso por haber extraído detalles personales a rostros populares como el político Nick Clegg, que admitió haberse acostado con unas 30 mujeres, o la actriz Helen Mirren, quien reconoció haber consumido cocaína.
Está por ver si Morgan logrará protagonizar momentos históricos como el beso en la boca que le dio Marlon Brando a King, o si cometerá deslices tan grandes como cuando este le preguntó al cómico Jerry Seinfeld si había decidido dejar él mismo su programa o, si por el contrario, había sido la cadena quien le despidió. Seinfeld era por entonces la estrella de uno de los programas de mayor éxito en la historia de la televisión de Estados Unidos.

Los Angeles / EFE