La vida desde una casa en miniatura
En la ciudad de Nueva York se espera construir microapartamentos en edificios modulares que contarán con balcones, áreas comunes, una azotea con jardín, un gimnasio o una zona para parquear bicicletas. Quieren demostrar que el diseño y la comodidad no están reñidos con los espacios pequeños.INTERNET/LA REPÚBLICA
Enviar

8 metros cuadrados miden algunos apartamentos en Nueva York

TENDENCIAS

La vida desde una casa en miniatura

Encontrar apartamento en Manhattan, una de las islas con mayor densidad de población del planeta, no es tarea fácil ni barata. Por eso cada vez más gente está dispuesta a alquilar espacios diminutos, parecidos a casas en miniatura, con tal de vivir la experiencia de ser un neoyorquino.

201307082342520.m11.jpg
Pese a que los espacios pequeños siempre han sido ley de vida para la mayoría de residentes de Nueva York, en los últimos meses han vuelto a situarse como el modelo de vivienda del futuro, impulsados incluso por las propias instituciones.
“Si realmente quieres vivir en Manhattan, necesitas mucho dinero para alquilar una casa normal. La gente viene a Nueva York para vivir experiencias y tienes que priorizar y elegir si prefieres espacio o vivir en esta ciudad”, explicó a Efe Felice Cohen, una artista neoyorquina que durante cinco años ha vivido en un apartamento de ocho metros cuadrados.
El gran atractivo de esta casa a pequeña escala situada en el Upper West Side fueron los $700 mensuales de alquiler frente a los más de $2 mil que pagaban sus vecinos por un estudio.
“Fue estupendo. La organización fue la clave para que fuera confortable. Tuve que adaptar el lugar para poder meter todas mi cosas y poder incorporar una cocina, aunque solo tenía una cuchara, un cuchillo y un tenedor”, bromea Cohen.
Para demostrar cómo un espacio aparentemente inhóspito se puede transformar en un hogar, Cohen colgó un video en Youtube mostrando su microapartamento y desde entonces ha recibido más de 5 millones de visitas.
Aunque ahora vive en otro apartamento un poco más grande, sigue recibiendo correos de gente que le pide ayuda para organizar pequeños espacios en la Gran Manzana.
Algo parecido le ocurrió a Luke Clark, un arquitecto neoyorquino que al igual que Cohen colgó en la red un video de su apartamento: en poco más de siete metros cuadrados, se las ingenió para aprovechar hasta el último rincón y poder cocinar, comer, dormir y trabajar en un espacio minúsculo.
Pese a tener una cocina “del infierno” y un apartamento que él mismo define como una “caja de zapatos”, podía presumir de vivir en Chelsea, uno de los barrios más “cool” de Nueva York por solo 800 euros al mes.
Aunque no tenía baño propio, cada planta del edificio compartía uno instalado en el hueco de la escalera: todos los rincones se aprovechaban.


Nueva York/EFE

Ver comentarios