Enviar
Sábado 31 Marzo, 2012

“La inmunidad, la impunidad y la honestidad”

Sorprendida nuestra sociedad esta semana ante hechos tributarios en la función pública, y asaltada por la idea de lograr una inmunidad “ad perpetuam” para los llamados representantes de los supremos poderes, el Colegio de Periodistas de Costa Rica no puede dejar de mostrar su indignación ante tales hechos:

1. El aparente olvido de varios ministros de Estado para actualizar el valor de sus propiedades y pagar lo justo, según sus propios ojos pues el monto de la declaración es voluntaria, más la gravedad de que uno de esos integrantes del Gabinete es precisamente quien ejerce esa misma fiscalización del resto de los pobladores de este país, el ministro Fernando Herrero Acosta, no se justifica por ninguna parte.
La denuncia de este caso es fiel cumplimiento del deber periodístico de control en una sociedad democrática y en este sentido respaldamos totalmente al diario La Nación por el deber cumplido.
No es honesto un accionar que es inconsecuente entre lo que se predica y lo que se practica. No es honesto que lo que es bueno para todos no lo sea para “uno o unos”. No es honesto para el país que la forma en que se mide a algunos no sea la misma para otros. Y esto debe tener una consecuencia más allá de un simple jalón de orejas “presidencial”.
No se vale que, como dice nuestro pueblo, ahora “en casa de Herrero… no se pagan impuestos”. Es necesario en este caso ser firme y honesto, pero de verdad y no de mentirillas o a medias tintas.
2. Pasar de la honestidad a la inmunidad es otro amargo camino que se descubre, esta vez entre las curules de Cuesta de Moras, cuando se pretende impulsar el expediente 18,266 para modificar el inciso 9 del artículo 121 de la Constitución Política, que pretende extender los fueros de la inmunidad parlamentaria, y según su propulsor, cercenar algunos alcances en cierto tipo de delitos.
Decimos amargo por cuanto el fondo del asunto pareciera ser otro, y extender “ad perpetuam” la inmunidad, lo cual podría tomar otro nombre: ¡la impunidad!
Una cosa es hablar de inmunidad, lo cual nos parece sano en un régimen que se vanagloria de proteger la libertad de expresión, y otra es la impunidad, que pretende crear fueros especiales ya no de protección sino más bien de encubrimiento, y lo peor, de encubrir a los funcionarios públicos del más alto nivel, de las esferas del poder.
Hacemos un fuerte llamado a la Presidencia de la República para que, en el primer caso, se tomen medidas “firmes que retraten la honestidad de cuerpo entero y no la dejen como eslogan de campaña”, ante una posición de un miembro del Gabinete que, a todas luces, parece ser un “olvido” imperdonable.
Y en el segundo caso, una vez retirado de sesiones extraordinarias, se abstenga de volver a presentarlo.
Al Poder Legislativo, le solicitamos de la manera más vehemente, no dar trámite a un proyecto de semejante naturaleza, pues el sistema de derecho de Costa Rica establece que todos somos iguales ante la ley, y no, que unos sean más iguales que otros.

Oficina de Prensa
Colegio de Periodistas de Costa Rica