Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



MAGAZINE


La fiesta estalla en Pamplona

Redacción La República [email protected] | Sábado 07 julio, 2012



FIESTA
La fiesta estalla en Pamplona

El chupinazo abrió ayer los sanfermines 2012

El lanzamiento del tradicional “chupinazo”, cohete que marca el inicio de los sanfermines, convirtió ayer a Pamplona, en el norte de España, en la capital de una de las fiestas más universales.
Al grito de “Viva San Fermín” fue prendida la mecha del cohete anunciador de nueve días de fiesta ininterrumpida que este año se celebra en un momento marcado por la profunda crisis que viven España y Europa.
Miles de personas llenaron la plaza del consistorio y alrededores, vestidas de blanco, con sus pañuelos extendidos formando un manto rojo, antes de anudárselos al cuello, símbolo inequívoco de que los sanfermines han comenzado.
La alegría inundó todo el Casco Viejo de la ciudad, con miles de pamploneses y turistas llegados de todo el mundo para vivir estos festejos universalizados por el escritor estadounidense Ernest Hemingway, en su novela “The sun also rises” (1932), traducida como “Fiesta”.
Sin embargo, no será hasta hoy sábado en la mañana cuando se produzca el principal acontecimiento de los sanfermines, con el primer encierro.
Cientos de “mozos” correrán por las estrechas calles del casco histórico de la ciudad delante de seis toros en un tramo de unos 800 metros, los que separan los corrales de Santo Domingo del coso taurino, donde las reses serán lidiadas horas después.
Son minutos de tensión, intensa emoción y no exentos de peligro, ya que suelen producirse caídas e incidencias, con el resultado de algunos contusionados y heridos.
Este año, la fiesta está marcada por la crisis económica que sufre España y que tiene el reflejo en su presupuesto, de €2,4 millones, reducido en un 8% respecto a 2011.
Pero, donde no hay ningún “recorte” es en la ilusión y las ganas de fiesta de los miles de pamploneses y visitantes que disfrutarán en las calles de los 431 actos oficiales programados.
Como declaró el alcalde de la ciudad, Enrique Maya, en vísperas de los sanfermines: “Si alguna fiesta es para momentos de crisis, esa es San Fermín, con infinidad de actos en la calle y en la que se puede disfrutar mucho con un gasto controlado”.
Tras nueve días de toros y fiesta, el tradicional “¡Pobre de mí!”, entonado por miles de gargantas en la medianoche de la última jornada festiva, el 14 de julio, despedirá un año más los sanfermines.

Pamplona / EFE