Logo La República

Miércoles, 23 de enero de 2019



COLUMNISTAS


La demanda de parqueos

Leiner Vargas [email protected] | Martes 05 mayo, 2015


La demanda de parqueos se deriva de las necesidades de movilización y del estilo de transporte que hemos impulsado en el país
 

Reflexiones

La demanda de parqueos


Aunque parece un tema conexo de poca importancia, la demanda de parqueos en nuestras empresas e instituciones puede convertirse en un problema muy serio de no planificarse a tiempo.
Una adecuada definición y planificación del tema puede servirnos como estímulo o restricción a un modelo de transporte sustentable. La demanda de parqueos se deriva de la demanda y del estilo de transporte que hemos impulsado en el país.
El uso del auto privado como estrategia para resolver la necesidad de transporte nos ha llevado a un sinsentido país en las calles, horas de horas en presas sin fin y problemas serios para asegurar un espacio dónde dejar muestro vehículo, al llegar a nuestro destino. Solucionar un problema de tal magnitud es un tema que requiere entonces mucho mayor análisis y sobre todo, soluciones que permitan ir a la fuente o causas del problema y no solo a las expresiones de corto plazo que hoy vemos.
Ampliar los parqueos resulta una solución temporal, días o meses después la demanda satura nuevamente los espacios y se genera mayor exclusión de quienes por una u otra razón no pueden llegar a tiempo a la institución o tienen que venir en horarios distintos a los habituales de la jornada.
Existen leyes específicas como la asociada a las personas con discapacidad o lo referente a un número mínimo de parqueos para visitantes que deben respetarse a toda costa. Las reglas internas de uso de parqueos no deben propiciar y fomentar el vehículo privado, por el contrario deben generar un desestímulo al transporte privado y un claro estímulo al transporte público.
Es por eso que debemos tomar un conjunto de decisiones que van en la siguiente dimensión. Reducir la demanda de transporte, mediante el teletrabajo o cambios en los horarios de trabajo de las personas que laboran en la institución. Una segunda opción es modificar las conductas en transporte favoreciendo el transporte público; debemos fomentar entre los funcionarios que se utilice el tren, el autobús y el carro compartido.
Finalmente, el  ordenamiento del parqueo institucional con políticas claras y reglas transparentes es una forma de generar incentivos en positivo para dejar nuestros vehículos y utilizar más el transporte público.
A largo plazo, el país debe  empujar un proceso de cambio en las conductas en transporte e impulsar todo tipo de cambios en materia de reducir la huella de carbono y el uso del medio de movilidad individual como mecanismo de solución a las necesidades de transporte.
No podemos convertir las escasas áreas verdes de nuestras instituciones en espacios para los vehículos, esto sería una situación insostenible y de poco sentido común. Ciertamente la solución no es una ni es mágica, pero debe iniciarse por tener planificación a futuro y claridad de no continuar atacando solo los síntomas del problema, sino sus causas.

Leiner Vargas Alfaro

www.leinervargas.com
 


NOTAS ANTERIORES


Oro negro

Miércoles 23 enero, 2019

El negocio del petróleo es un negocio grande. Cuesta imaginar la escala de este negocio, por lo q...