Enviar
“La serie está abierta”

El ex seleccionador nacional Alexandre Guimaraes analiza la serie final

Cristian Williams
[email protected]

Con la experiencia que le deja haber dirigido tres finales en el banquillo del Deportivo Saprissa, el ex seleccionador nacional, Alexandre Guimaraes, esboza sus conclusiones del primer juego de la final y lo que se espera en el de mañana.
En entrevista para el programa Primer Tiempo de Radio Sinaí, Guimaraes fue enfático en reconocer el buen accionar de los manudos en el primer compromiso, pero no da por muerto al equipo morado.
Rescata además que, tras los primeros 45 minutos de Alajuelense, considerados como de lo mejor, en el complemento no le sacó ventaja al hombre de más y fue Saprissa el que logró equiparar las acciones.
“En los primeros 45 minutos Alajuela hizo un partido que yo desde hace mucho tiempo no lo veía, muy dinámico, jugando a dos toques, pasándola rápido, presionando mucho al rival. Fue un primer tiempo digno de aplaudir” , destacó Alexandre.
Ese comportamiento, muy bien estructurado por Marcelo Herrera, entrenador de la Liga, sumado a una excelente aplicación por parte de los jugadores, fue la clave para que Saprissa no se metiese en el partido.
“Increíblemente en el segundo tiempo Saprissa, con un hombre menos se portó mejor, pudo controlar el juego, manejó la posesión de bola, y aunque no tuvo mucha llegada, Centeno dejó ir una de esas que casi nunca falla”, replanteó Guimaraes.
Para el ex seleccionador tras la expulsión, Saprissa logró reordenarse, se dio cuenta de los lugares donde le estaban haciendo daño y con los cambios logró nivelar las acciones.
“El primer tiempo el estudio que hizo el cuerpo técnico de Alajuela de las situaciones de las que podía sacar provecho fue muy bueno, se veía muy clara la intención de dónde y a quiénes presionar, tenían estudiada cuál era la zona más descubierta para sacar diferencia en el uno contra uno”, amplió “Guima”. “Saprissa trató de reajustarse para nivelar las acciones”.
Ahora viene lo más interesante, sobre todo porque los estrategas deben diseñar una propuesta y una respuesta efectiva, uno para mantener la ventaja y el otro para remolcarla, señaló Guimares.
“La serie no está definida, al final se vio claro que Saprissa salió muy herido, ese gol en el último minuto le dolió. El 1-0 dejaba ver que era manejable para el sábado. Las cosas están difíciles para Saprissa pero el juego está abierto”, sentenció el técnico.
En estas series los entrenadores no recurren a más de 14 futbolistas, por lo que ambos ya mostraron con lo que pueden contar, así que en el aspecto individual no se deben ver sorpresas, pero para marcar diferencia se pueden presentar en lo colectivo.
“El estadio Saprissa tiene un magnetismo que es difícil encontrar en cualquier otro estadio de Costa Rica, eso lo saben los jugadores locales, lo saben los rivales, los árbitros. El sábado estará lleno y Saprissa sabe jugar con eso”, concluyó Guimaraes.
Ver comentarios