Logo La República

Jueves, 29 de febrero de 2024



COLUMNISTAS


La energía nuclear surge como una opción adicional que complementa a las energías renovables

Roberto Dobles roberto.dobles@gmail.com | Lunes 18 diciembre, 2023


La cantidad de plantas de energía nuclear en el mundo para generar electricidad estuvo aumentando hasta finales de la década de los 80s.

Esta tendencia se vino abajo como consecuencia de las crecientes preocupaciones relacionadas con la seguridad, lo que empezó a generar una fuerte oposición de la población y de los políticos, particularmente en los países occidentales.

Los accidentes de las plantas de Three Mile Island en EE. UU. (Pensilvania) en 1979 y de Chernobyl en la antigua Unión Soviética en 1986 reversaron la tendencia de crecimiento del uso de la energía nuclear para generar electricidad.

El accidente que se dio años después en la planta nuclear de Fukushima Daiichi en Japón, ocurrido en el 2011, provocó otro fuerte golpe al desarrollo de nuevas plantas nucleares para generar electricidad.

Varios países que tenían plantas nucleares en sus sistemas eléctricos, como Alemania, optaron por eliminarlas gradualmente.

Sin embargo, el advenimiento de un nuevo contexto energético en el mundo ha estado creando cambios importantes, incluyendo aquellos relacionados con el desarrollo de la energía nuclear para generar electricidad.

El resurgimiento de las plantas nucleares en algunos países empezó a notarse más fuertemente desde el 2017 y se están construyendo 31 reactores nucleares. A excepción de cuatro de estos rectores, todos han sido diseñados y construidos por China o Rusia.

Esta tendencia se está fortaleciendo ahora en muchos otros países que actualmente están cambiando su política relacionada con el uso de la energía nuclear como un complemento adicional al desarrollo de las energías renovables.

Con ello, estos países buscan aumentar la seguridad energética, la competitividad energética y el desarrollo económico y social, y reducir las emisiones del subsector eléctrico para combatir el cambio climático.

Como parte de esta política, la energía nuclear fortalecería la base de energía firme de los sistemas de generación eléctrica, lo cual fortalecería también el desarrollo de las energías no firmes o intermitentes que son actualmente las más baratas y las que más están creciendo en el mundo, como la solar y la eólica.

El aumento de las energías renovables no firmes en un sistema eléctrico requiere de un aumento de las energías firmes para darle seguridad, estabilidad y confiabilidad al menor costo.

El término de energía firme, como la aportada por la energía nuclear (y por otras, como el gas natural), se utiliza para identificar aquellas fuentes de energía en un sistema eléctrico que, por sus características, garantizan la generación de electricidad en todo momento del día o del año, no importan las condiciones externas e internas del sistema, como el estado de la naturaleza (el clima, por ejemplo).

La política de muchos países de fortalecer el desarrollo de la energía nuclear para la generación eléctrica ya se ha hecho público en foros internacionales, incluyendo aquellos relacionados con la lucha contra el cambio climático.

Entre las múltiples publicaciones que se refieren a este cambio de política se encuentra una publicación de este mes realizada por el Ministerio de Energía de los EE. UU., titulada “At COP28, Countries Launch Declaration to Triple Nuclear Energy Capacity by 2050, Recognizing the Key Role of Nuclear Energy in Reaching Net Zero”, la cual señaló lo siguiente:

• Durante la Cumbre Mundial sobre Acción Climática de la 28ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, celebrada en los Emiratos Árabes Unidos, más de 20 países de cuatro continentes lanzaron la declaración para triplicar el desarrollo de la energía nuclear.

• Esta declaración reconoce el papel clave de la energía nuclear para lograr cero emisiones globales netas de gases de efecto invernadero para el 2050 y para mantener el objetivo de 1,5 grados. Los elementos centrales de la declaración incluyen trabajar juntos para promover el objetivo de triplicar la capacidad de energía nuclear a nivel mundial para el 2050 e invitar a las instituciones financieras internacionales a fomentar la inclusión de la energía nuclear en las políticas de préstamos de energía.

• Los países que firmaron esta declaración incluyen los siguientes: Estados Unidos de América, Bulgaria, Canadá, República Checa, Finlandia, Francia, Ghana, Hungría, Japón, República de Corea, Moldavia, Mongolia, Marruecos, Países Bajos, Polonia, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, Suecia, Ucrania, Emiratos Árabes Unidos y Reino Unido.

Un artículo publicado por la prestigiosa firma Morgan Stanley, titulado “The Nuclear Revival: Embracing a Clean, Reliable and Safe Source of Energy”, señala lo siguiente:

• Mientras el mundo se prepara para abordar el calentamiento global, las fuentes de energía renovables como la solar, la eólica y la hidroeléctrica están a la vanguardia de las soluciones ofrecidas para evitar una catástrofe climática. Sin embargo, medio siglo después de que los argumentos medioambientales a favor de la energía nuclear se hicieran evidentes, ésta está regresando como una forma de luchar contra el cambio climático.

• Dados los desafíos que plantea el rápido crecimiento de las fuentes renovables de energía, como la solar, sin mencionar las crecientes preocupaciones geopolíticas en torno a la seguridad y la independencia energética, parece que los responsables de las políticas finalmente están despertando a la promesa de la energía nuclear.

• El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció recientemente un paquete de financiación de 1.000 millones de euros en apoyo a pequeños reactores nucleares, además de la promesa de construir 14 reactores de nueva generación.

• El recién elegido presidente surcoreano, Yoon Sukyeol, aspira a que la energía nuclear llegue al 30% de la generación total de energía, lo cual representa un cambio en la política del presidente anterior.

• Japón, lugar del accidente de la planta nuclear de Fukushima en el 2011, reinició recientemente su capacidad nuclear.

• China pretende construir más reactores nucleares en los próximos 15 años (150 en total), lo cual es más de lo que el resto del mundo combinado ha construido en los últimos 35 años.

• La energía nuclear finalmente tuvo un “asiento en la mesa” durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y, quizás lo más importante, la Comisión Europea dictaminó que la energía nuclear podría potencialmente incluirse en la Taxonomía de la Unión Europea como una actividad sostenible “verde”, lo que puede aumentar el financiamiento de proyectos de energía nuclear.

Otro artículo publicado este mes por la revista TIME, titulado “Nuclear Power Is the Only Solution”, señala lo siguiente:

• La COP28 (en los Emiratos Árabes Unidos) está en marcha y los grandes compromisos para triplicar la energía nuclear para el 2050 son un reconocimiento de la siguiente realidad: no hay manera, absolutamente ninguna, de que la transición energética mundial pueda lograrse sin un enorme aumento global de la energía nuclear.

• Sin embargo, hay otra realidad que debe ser tomada en cuenta: los gobiernos y las empresas occidentales no logran hacer despegar nuevas tecnologías y nuevos proyectos nucleares.

• Existen todavía muchos obstáculos por vencer que están frenando a la industria nuclear, tales como opiniones antinucleares obsoletas, enormes costos de capital inicial, riesgos asociados a la falta de mecanismos apropiados para que los gobiernos compartan ampliamente con el sector privado y un marco regulatorio aplastante e irracional.

• Atrapados entre las crisis energéticas y los desastres naturales causados por el cambio climático, ya no existe el lujo de elegir. La industria nuclear ha respondido buscando desarrollar nuevas tecnologías que puedan aliviar las preocupaciones del público sobre la seguridad.

• En algunos países se están diseñando reactores pequeños (llamados SMRs, por sus siglas en inglés, Small Modular Reactors). En otros países se está trabajando con nuevos materiales y nuevas técnicas, como reemplazar el agua en los sistemas de enfriamiento con sal fundida o usar agua hirviendo en lugar de agua a presión para hacer que las plantas nucleares sean más eficientes. En otros más se está trabajando en nuevos sistemas de seguridad, innovaciones en la fabricación del combustible nuclear o nuevos enfoques para el almacenamiento de materiales nucleares.

• En Estados Unidos, equipos de investigación de primer nivel, como el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica, están encontrando que su experiencia tiene demanda en todo el mundo, y están creando algo parecido a la diplomacia nuclear. Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y Corea del Sur están a la cabeza de la inversión en energía nuclear.

• Dado que la electrificación es la base de cualquier plan coherente de transición energética y que las redes eléctricas luchan por equilibrarse como resultado de una abundancia creciente de energías renovables no firmes, cada vez más se reconoce que la energía nuclear es una solución complementaria.

• Desafortunadamente, los grandes rivales geoestratégicos del mundo occidental están a años, si no décadas, de ventaja, al no verse obstaculizados por opiniones populares contra la energía nuclear.

• Hay sesenta proyectos nucleares en distintas etapas de construcción en todo el mundo, 22 de ellos están en China; y 22 utilizan tecnología rusa, y 18 utilizan tecnología china.

• Algunos países europeos, en particular Hungría y Serbia, y algunos países de la OTAN, como Turquía, están planeando la construcción de nuevas plantas nucleares utilizando diseños y cadenas de suministro rusos. Irónica y trágicamente, incluso las cuatro plantas nucleares de Ucrania son modelos VVER rusos, que hasta hace poco dependían totalmente del combustible nuclear ruso. Y Rusia controla gran parte de las cadenas de suministro nuclear.

• La energía nuclear no es perfecta y los costos iniciales de construcción son altos. Pero los riesgos marginales de la energía nuclear palidecen en comparación con los peligros demostrados de la contaminación del aire y el cambio climático. Incluso Japón está reabriendo sus plantas nucleares utilizando tecnología nueva y avanzada.

Todo apunta a que la energía nuclear para generar electricidad se va a convertir en una importante fuente de energía en el mundo y que va a jugar un rol clave en la transición energética y en la lucha contra el cambio climático.

NOTAS ANTERIORES








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.