¡Keylor orejón!
Meta tico tiene el apoyo de todo el equipo para ir por la Duodécima en Cardiff, Gales. Archivo/La República
Enviar

Desde hace ya varios meses, el guardameta del Real Madrid no se dejaba ver con una sonrisa auténtica, por supuesto que los resultados del club, curva ascendente en rendimiento al final de temporada y el acuerpamiento del camerino han sido factores clave.

Para Keylor Navas este es el momento más importante de su carrera y está a un juego de firmar su segunda “Orejona”.

Este momento llega desde hace meses, cuando los capitanes del Madrid se dedicaron a terapear al jugador más atacado por los medios y afición española.

Cuando el micrófono alcanzó a Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo y Marcelo, como los capitanes, siempre tuvieron palabras de motivación para el nacional.

Keylor estaba necesitado de cariño, de voces que le dijeran al oído que la única forma de batir los comentarios negativos era sacando la grandeza en cada juego y creérsela.

Hace uno días el “Capi” lo invitó junto a Lucas Vázquez y sus parejas a unir lazos emocionales, entendiendo que esta es la mejor forma de motivar a un portero que en talento lo tiene todo, pero que requería un abrazo o beso europeo para sacar las garras de halcón. Incluso con uno que otro apodo de Ramos como “Kinder-huevo” o “cabeza de cerillo”, al ver su nuevo look, todo con un tono muy amistoso.

Esta terapia vaya que ha dado resultado y es que el guardameta tico es el encargado de repeler la metralla de Higuaín, Dybala, Alves y Mandzukic.

Con sus atajadas Keylor sobrevoló a De Gea, que pasó a segundo plano luego de ganar la liga y a un pasito de ganar la Champions y marcar récord como el primer club en ganarla dos veces seguidas bajo el actual formato de competición.

El club blanco, el que más trofeos de la máxima competición continental posee en sus vitrinas, aspira en Cardiff a sumar su duodécima Copa. La sexta en la Liga de Campeones, que ha conquistado en cinco ocasiones para añadirlas a las seis anteriores en la vieja Copa de Europa.

Para esto los merengues deberán reordenar a la BBC que perdió una de sus consonantes, ya que Gareth Bale no está al 100% físicamente y le dará el espacio a Isco para acompañar desde más atrás a un Benzema de espíritu colectivo y al egoísta de Ronaldo que en estos partidos busca la gloria pero aparece poco.

Si Zidane apuesta por un 4-4-2 el centro del campo blanco gana en creatividad y capacidad de generar fútbol por la gran calidad de sus integrantes.

La contundencia que aporta Casemiro es el contrapunto perfecto a este poderío, que tiene en Isco, si el técnico juega esta carta, a uno de sus grandes y principales ases: el andaluz está en su mejor momento desde que aterrizó en el Bernabéu.

Pero enfrente tendrán a una Juventus imbatible en Italia y también en Champions.

Todo se definirá mañana a las 12.45 p.m. (hora CR) donde solo un equipo será el orejón.

 

Final Champions League

Mañana

Juventus (ITA)-Real Madrid (ESP)
Millennium Stadium, Cardiff, Gales, 12.45 p.m. (hora CR)

 

 


Ver comentarios