Jumbo apunta a clientes exigentes
El consumidor también es ofertero, por lo que también continuarán las ofertas en el nuevo Jumbo, explicó Elizabeth Chacón, gerente de Mercadeo de Gessa. Esteban Monge/La República
Enviar

Perfil Empresarial: Comercio

Jumbo apunta a clientes exigentes

Consumidor cambia estrategia de venta del supermercado

Adaptarse a un cliente más exigente llevó al grupo Gessa a renovar el concepto de sus supermercados Jumbo, tras la apertura de un nuevo local en Heredia.

201309112229590.pag22.jpg
Hoy en día las necesidades del consumidor se basan en un tiempo limitado, experiencia de compra, búsqueda de productos de calidad y, lo más difícil para el empresario, todo a un precio racional, indican estudios de la cadena.
Como un modo de satisfacer esas tendencias, el local de Jumbo en el centro de Heredia se dirige hacia una propuesta más premium, con lo cual se completa la oferta de siete locales del supermercado.
Un cliente con poca fidelidad a una marca motivó la estrategia para ser más recordados por el público.
Desde que se entra al supermercado se nota la modernidad, además por una mayor variedad de productos importados y panadería más gourmet, explicó Christian Morales, gerente comercial de Gessa.
Se intenta que la experiencia de compra sea más vivencial, por lo que cada espacio refleja la esencia del producto que está a la venta en esa zona.
Ingresar a una casa de mascotas para adquirir los productos relacionados, incentiva una mejor compra.
Además, luego de un estudio de las costumbres del herediano, se notó que le gusta reunirse por cualquier motivo, por lo que se estableció un espacio más amplio en la cafetería y restaurante para satisfacer ese gusto, explicó Elizabeth Chacón, gerente de mercadeo de Gessa.
Al estar tan cerca de la Universidad Nacional, se tomó en cuenta el público joven. Así se añadió una conexión inalámbrica a Internet en esa área de reunión.
A pesar de ser un cambio total en el concepto, esto no se traduce en el precio.
Lo anterior debido a que hace unos dos años, un 80% de los consumidores compraba por un incentivo emocional.
Hoy el 45% ya lo hace por pensar de modo racional, se ve un crecimiento de esta categoría y hay que adaptarse, dijo Chacón.
En tanto, este supermercado solo engloba las necesidades desde hace tiempo latentes en el costarricense.
Un consumidor más exigente caracteriza al cliente actual, que pide una experiencia más grata al momento de visitar un supermercado.
Los pasillos rígidos y estrechos ya no son tan llamativos.
A raíz de esta realidad algunos comercios van dejando de lado la rigidez para adaptarse a nuevas necesidades.
La limitación del tiempo es uno de los factores que más influyen en la necesidad de adecuarse a nuevas tendencias del público.
El cliente actual busca todo en un mismo lugar, no solo compra sus alimentos sino que también aprovecha para tomarse un café en el local o comprar pan fresco para llevar, y pagar sus tarjetas.

María Fernanda Cisneros
[email protected]

Ver comentarios