Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



GLOBAL


Isla venezolana pasa a ser zona grave de crisis política

Bloomberg | Lunes 12 septiembre, 2016

Hotel Venetur en isla Margarita, Venezuela. La 17ª cumbre del Movimiento de Países No Alineados se realizará allí esta semana.


La Isla Margarita de Venezuela, llamada la Perla del Caribe, está resultando una zona álgida para la crisis política del país sudamericano ahora que el presidente Nicolás Maduro se apresta a dar la bienvenida allí a la 17ª Cumbre del Movimiento de Países No Alineados esta semana.
Si bien el Gobierno no ha expresado los planes exactos para la cumbre que tendrá lugar desde el 13 al 18 de setiembre y todavía no publicó la lista de los asistentes, el momento no podía ser peor para Maduro. En medio de una crisis política y económica al tiempo que la oposición quiere un referendo revocatorio sobre su mandato, Maduro enfrentó allí una protesta incómoda la semana pasada que se volvió viral en los medios sociales.
La oposición de Venezuela ha señalado que se servirá de la reunión del grupo de unos 120 países en desarrollo, entre los que se cuentan Cuba, Irán, Corea del Norte y Siria, para atraer la atención sobre su causa. La Asamblea Nacional del país, que está bajo el control de la oposición y con frecuencia atrae la ira de Maduro, dijo en un comunicado subido a su sitio web que tratará de realizar una sesión en la isla en coincidencia con la cumbre el 15 de setiembre. Es poco probable que Maduro permita que eso ocurra fácilmente.
“Es una locura llevar a cabo la cumbre allí con este contexto y con todo lo que ha ocurrido”, dijo en una entrevista telefónica Margarita López Maya, historiadora de la Universidad Central de Venezuela en Caracas que se especializa en movimientos sociales. “No sé qué piensan que pueden hacer en una isla donde la gente prácticamente está comiendo basura, donde las condiciones han empeorado y el descontento es alto”.
El Movimiento de Países No Alineados, conocido como MPNA o MNOAL, no es ajeno a las polémicas. Su última cumbre en Teherán en 2012 trajo aparejada una controversia cuando la decisión del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon de asistir a la reunión generó malestar en Estados Unidos e Israel. Ban no asistirá al encuentro de esta semana, pero estará representado, dijo en un correo electrónico Stephane Dujarric, portavoz del secretario general.
La agenda de la cumbre incluye una conferencia para jefes de Estado los días 17-18 de setiembre en el Hotel Venetur Margarita, o el viejo Hotel Hilton, que en 2009 fue sede de la segunda cumbre África-Sudamérica a la que asistieron el exlíder libio Muamar el Gadafi y Robert Mugabe de Zimbabue. Al presidente Hugo Chávez le gustó tanto el hotel que posteriormente lo estatizó.
El líder de la oposición, Henrique Capriles, gobernador de la provincia de Miranda y dos veces candidato sin éxito a la presidencia, se trasladó en avión a Margarita el miércoles por la noche y fue asediado por simpatizantes armados de Maduro, dijo, reunidos fuera del aeropuerto.
“Embajadores de los países No Alineados, digan a sus gobiernos que el aeropuerto donde se desarrolla la cumbre está rodeado de bandas armadas”, dijo Capriles el miércoles por la noche en un mensaje en su cuenta de Twitter. “Maduro está llevando la situación del país al límite, y es muy peligroso”.