Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NACIONALES


Ordenamiento de transporte público se haría en 2021 con vencimiento de concesiones

Ingenieros y arquitectos: “Tren debería tener de requisito la sectorización de buses”

Línea férrea pasará por 15 cantones y cuatro provincias

Esteban Arrieta [email protected] | Jueves 06 diciembre, 2018

Glen
El gobierno tiene claro que es fundamental ordenar el sistema de buses, para integrarlo al tren eléctrico, dijo Claudia Dobles, primera dama y encargada del área de movilidad urbana. Glen Álvarez/La República


Para que el tren eléctrico interurbano sea exitoso, necesariamente tiene que impulsarse la sectorización de los buses.

De lo contrario, el proyecto estaría destinado al fracaso por no contar con un volumen de pasajeros masivo y constante, según el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos (CFIA).

La idea es que el tren se convierta en un catalizador del transporte público en las cuatro provincias de la GAM.

El tren tendría una ruta de 73 kilómetros, pasando por 15 cantones desde Cartago hasta Alajuela, además de tener una frecuencia de cada cinco minutos, de acuerdo con la ingeniería de valor que ha hecho el gobierno y que estima 250 mil pasajeros diarios.

Lea más: Gobierno contribuiría con $400 millones para tren eléctrico

“Estamos muy de acuerdo con el impulso al tren eléctrico interurbano, siempre y cuando se dé primero un proceso de sectorización de las líneas de autobuses. En ese sentido, pienso que hay que generar las condiciones de ordenamiento de todos los autobuses en la ciudad, para que el tren sea el catalizador que todos esperamos, de lo contrario, no lo lograría”, dijo Olman Vargas, director ejecutivo del CFIA.

Carriles exclusivos para los buses a lo largo de la ruta y megaterminales son parte de las demandas del sector autobusero para echar a andar el proceso de sectorización.

Asimismo, se requiere recuperar el derecho de vía en distintos sectores de la GAM.

Para 2021, cuando venzan las concesiones de los autobuseros, se pondrá en marcha la sectorización, según el gobierno.

Los empresarios que no participen del proceso, pondrían en riesgo sus negocios.

La idea es hacer más eficiente el sistema de buses y además, ordenar el flujo vehicular para reducir las presas, confirmó Claudia Dobles, primera dama y encargada del área de movilidad urbana del gobierno.

Lea más: 15 municipios acuerdan visión común para el tren eléctrico

El proceso serviría también para que haya más control sobre el sistema, en cuanto al número de pasajeros.

La decisión del gobierno se da en momentos en que el porcentaje de usuarios de los buses se reduce al 47%, cuando en 2015 era de un 59%, según un estudio de la Contraloría.

No obstante, el sector autobusero ve en el proceso una posibilidad de mejora y no una amenaza.

“El sector de transportes está dispuesto a colaborar y ser partícipe de la solución a los problemas de embotellamiento del país. La renegociación de las concesiones de buses que se dará para 2021 no es una amenaza, sino una oportunidad de mejora del transporte público”, aseveró Silvia Bolaños, directora ejecutiva de la Cámara Nacional de Transportes.

Encontrar soluciones al problema de la movilidad urbana es fundamental si se considera que hoy día, un costarricense pierde entre $3 mil y $5 mil al año por culpa de los embotellamientos, según el Estado de la Nación 2018.

Y es que Costa Rica es uno de los países de Latinoamérica con más vehículos, ya que por cada mil habitantes, hay 231 carros. En estos momentos, el país solo es superado en densidad vehicular por Argentina (315) y México (278).

La cantidad de autos particulares creció en un 60% en los últimos diez años, agudizando los problemas de movilidad urbana en la GAM y generando un mayor impacto para el ambiente.

Lo peor de todo, es que la edad promedio de más de 1,1 millones de unidades de carros ronda los 16 años, por lo que su huella ambiental es mucho más profunda.

La expectativa del gobierno es que al contar con un sistema de transporte eficiente y limpio, como sería el tren eléctrico, no solo se reduzcan las presas, sino también el impacto ambiental.

El proyecto costaría unos $1,2 mil millones y el Estado tendría que aportar alrededor de $400 millones como parte de un subsidio.


Plan ambicioso

El tren eléctrico que planea el gobierno costaría unos $1.235 millones, sería bidireccional y con una frecuencia de cinco minutos.

Costo $1.235 millones

Extensión 73 kilómetros, pasando por 15 cantones

Tipo Bidireccional a ras de suelo, con algunos pasos elevados

Frecuencia Cada cinco minutos

Número de estaciones 42

Otros detalles No se requieren expropiaciones y pasaría por las cuatro provincias de la GAM

Fuente: Incofer









NOTAS RELACIONADAS