Inflación alemana aumenta sobre lo anticipado en noviembre
Enviar

La inflación alemana aumentó más de lo previsto en noviembre, en una señal de que el robusto crecimiento de la mayor economía de Europa se estaría trasladando hacia precios más altos.

Los precios al consumidor aumentaron a un ritmo anual del 1,8%, informó la Oficina Federal de Estadísticas. El nivel supera el 1,5% de octubre y supera la mediana de las proyecciones del 1,7% alcanzada en un sondeo de economistas.

La economía de Alemania se está beneficiando de un fuerte comercio global y una sólida recuperación en la zona del euro, así como del aumento del consumo interno ante un desempleo en mínimos récord del país.

La confianza empresarial se sitúa en el nivel más alto desde la reunificación del país, y el futuro parece brillante dado el estímulo monetario del Banco Central Europeo y su compromiso de mantener las tasas de interés bajas durante mucho tiempo.

"La mayor tasa de inflación de noviembre se debe en gran parte a los precios más altos de la energía, al factorizar los precios de la energía y los precios de los alimentos igualmente volátiles, la presión inflacionaria se ha fortalecido solo un poco más. Ahora apenas hay señales de la tendencia alcista en la tasa subyacente de inflación que parecía estar en las proyecciones del verano", dijo Ralph Solveen, economista de Commerzbank en Fráncfort, en una nota para los clientes.

La actividad económica alemana se aceleró a medida que las empresas continuaron contratando para hacer frente a una creciente acumulación de trabajos pendientes.

Una pieza crucial del rompecabezas será el resultado de las negociaciones salariales a medida que los sindicatos intentan aprovechar las mejores condiciones para obtener salarios más altos y mejores condiciones de trabajo de las empresas.

La cifra alemana se conoce un día antes de la publicación de los datos para la zona del euro, donde se espera que las alzas de precios al consumidor repunten a una tasa anual del 1,6%, la más alta desde abril.

Si bien eso puede ser motivo de alivio para el BCE, que reducirá a la mitad su compra mensual de bonos desde enero, la institución con sede en Fráncfort ya advirtió que el aumento de los precios se ralentizará en los próximos meses antes de volver a acelerarse.


Ver comentarios