Inestabilidad sin Ramírez
En la Liga siguen sin olvidar los buenos tiempos con Óscar Ramírez. La República
Enviar

Después de Óscar Ramírez a Alajuelense le ha costado conseguir un candidato ideal para su banquillo.
Cada partida de “Machillo” ha sido todo un dolor de cabeza para la directiva rojinegra.
Tras ser campeón en el Torneo de Invierno 2012, Ramírez dejó la Liga y el equipo fracasó buscando su sustituto. En el inicio de 2013 solo tuvo durante un mes a Luis Roberto Sibaja y tras un mal comienzo tuvo que acudir al uruguayo Manuel Keosseian.
Sin embargo, el hecho de acabar quintos y quedar eliminados de las semifinales terminó con la salida de Keosseian.
Entonces Alajuelense volvió a llamar a Ramírez, el entrenador repitió títulos de campeón y finalmente tras no ganar nada en 2014 ni tampoco en el Verano 2015 “Machillo” partió.
Otra vez vino la misma misión, buscar su reemplazo y apostó ahora por el colombiano Hernán Torres. Todo apuntaba a que era una buena opción, el equipo jugaba bien y dominaba el campeonato, pero se quedó sin gasolina en el cierre y se le escapó el título lo que condenó al cafetero.
Eso dio con un nuevo adiós y ahora la dirigencia manuda busca una nueva carta, solo que esta vez la solución ya no es Ramírez, hoy técnico de la Selección Nacional.
El regreso de Javier Delgado es la siguiente carta. Un hombre de la casa que ya saboreó las mieles del triunfo con los rojinegros.
Pero lo cierto es que el sustituto debe estar preparado para una presión aún mayor, ya que Alajuelense suma dos años sin ser campeón, mucho para un equipo que se había malacostumbrado a celebrar en algún momento del año.


 

 


Ver comentarios