Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NACIONALES


Entrevista especial Javier Vindas, director general

IAFA: “El Estado debe regular el cannabis, no prohibirlo”

Que se avale como el alcohol y tabaco es el criterio tras absolutoria a abogado que cultiva para uso personal

Karla Barquero [email protected] | Viernes 17 agosto, 2018

Javier Vindas, director general del IAFA
Javier Vindas, director general del IAFA. Esteban Monge/La República


En el Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) consideran que es tiempo de dejar atrás la prohibición del cannabis y regularlo como se hace con el alcohol y el tabaco.

Esto, luego de que la Sala III absolviera a un abogado que sembraba marihuana en su casa aduciendo que no provocaba un daño a la salud pública ya que es para consumo personal.

LA REPÚBLICA conversó con Javier Vindas, director general del IAFA sobre esa decisión.

¿Cuál es el criterio del IAFA ante la absolutoria?

La posición del IAFA es de un profundo respeto al marco legal sobre el voto de la Sala III, porque consideramos que marca la pauta a seguir en consecuencia con una visión del consumo de drogas como problema de salud pública. Este fallo permite el autocultivo para uso personal porque desde ese punto de vista no es delito y esto es congruente con el Plan Nacional de Drogas vigente.

Lea más: Siembra de marihuana para uso personal no será penalizada

¿Qué indica ese plan?

Que el consumo de drogas es un problema de salud pública, no un delito. Y esto va en congruencia con la Ley 8204 (sobre estupefacientes, sustancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, actividades conexas, legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo).

Este fallo se une al hecho de que el consumo de drogas está despenalizado en Costa Rica; esto significa que aunque es ilegal no hay penas privativas de libertad por consumir. Sin embargo, existe una violencia social que naturaliza la exclusión social del consumidor de drogas.

¿A qué se refiere con la violencia social?

Existe un rechazo, una exclusión que es violentar los derechos humanos de parte de la sociedad para el consumidor de drogas ilegales. La despenalización se va en el papel. No se encarcela a la gente pero hay un rechazo simbólico, a eso le llamamos violencia estructural. El punto con esto es que la despenalización se ejecuta a nivel político pero no la descriminalización, porque se equipara al consumidor de drogas con el narcotraficante y son dos cosas totalmente diferentes: el criminal sí es el narcotraficante, el consumidor no.

Entonces, ¿cuál es la recomendación?

Desde este razonamiento nuestra posición es que es importante que el Estado debe ir en camino de plantear la regulación, no la prohibición. Una que sea similar a la del alcohol y el tabaco, que son las dos drogas reguladas.

¿Para qué insistir en avalar el consumo de la marihuana?

Esto nos permite desarrollar, ir en dirección de crecer como una sociedad con equidad en el ámbito del respeto de los derechos humanos adultos, en sus libertades personales sobre el propio cuerpo y la propia salud.

Lea más: Ministra de Salud: “¿Por qué no comenzamos a ver si sirve el cannabis medicinal?”

Pero, ¿esto no acrecentaría su consumo?

En Costa Rica la droga más usada es el alcohol, la segunda el tabaco y la tercera la marihuana. Es la tercera y por eso tenemos que despolitizar esto, sí es un problema pero el primer problema al que tenemos que entrarle es al alcohol.

¿Cuáles cifras sustentan eso?

Nosotros hacemos investigaciones cada cinco años. En 2010 comparado con respecto a 2015, el consumo de alcohol era del 20,5% en la población y subió a un 27,9%. En tabaco en ese mismo periodo la cifra bajó, precisamente por la regulación, del 13% al 10%.

Mientras que la marihuana en 2010 reflejaba que un 2% de la población la consumía y subió al 3,2% en 2015. Sí hay un aumento porcentual, pero es una cuarta parte del incremento que hubo en el alcohol

¿Cómo podría regularse la marihuana?

Ya se están generando experiencias. El Ministerio de Salud toma medidas para efectos de ver la regulación del cannabis medicinal; entonces, de igual manera la formación de reglamentos debe ir en esa dirección: se podrían generar comisiones y estrategias de regulación del cannabis en el término de consumo recreativo. Todo bajo el respeto del marco legal que estableció la Sala III.

¿Aportan o servirán de guía al país las experiencias internacionales?

Tenemos que ver experiencias en otros países y adaptarlas a nuestras realidades: Holanda, que lleva 50 años haciendo esto, Portugal y Uruguay, por ejemplo.


NOTAS RELACIONADAS