Ministra de Salud:  “¿Por qué no comenzamos a ver si sirve el cannabis medicinal?”
Giselle Amador, ministra de Salud. Esteban Monge/La República
Enviar

A dos meses de estar a la cabeza del Ministerio de Salud, Giselle Amador conversó con LA REPÚBLICA sobre las prioridades que tiene la cartera, en la que destaca “poner en línea” a la población para bajar porcentaje de obesidad y reducir las enfermedades crónicas.

Además, habló sobre temas que no serán fundamentales; sin embargo, considera que deben ser discutidos, como el cannabis medicinal y el aborto.

Tras dos primeros meses de gobierno, ¿cuáles serán sus prioridades?

La promoción de la salud y estilos de vida saludables: tenemos al 34% de los niños escolares con obesidad o aumento de peso importante. El ejercicio físico entra para evitar el envejecimiento no saludable: el principal gasto que tiene la Caja es en medicamentos y tratamientos para adultos mayores que están enfermos. Queremos que la población mayor siga creciendo pero bien de salud. Otra prioridad es la salud mental, donde entra la disminución de la violencia y todo lo que tiene que ver con consumo de drogas centrado en la persona.

¿Cómo promoverlo?

Tenemos una estrategia nacional 2013-2021 que no se ha puesto a funcionar; mañana (hoy) la expongo en Consejo de Gobierno. Estimularemos a los cantones del país a que se vuelquen con proyectos para promocionar la salud, que después irán a un concurso nacional y se premiarán al igual que con la bandera azul. Por ejemplo, que en las empresas del cantón den media hora a los colaboradores para hacer ejercicio, o que en sus sodas la comida que venden sea saludable… Todo eso va ganando puntos.

Hablando de la población con obesidad, ¿qué opina de un impuesto a bebidas gaseosas y azucaradas como se baraja desde la OMS?

No se ha tocado el tema. Estamos centrándonos principalmente en educación y control de las sodas. Para eso coordinamos con el MEP, el chico debe tener acceso a frutas, ensaladas y productos que lo enseñen a comer bien.

En cuanto al tema de cannabis medicinal, usted ha mencionado que es necesario abrir el debate, ¿a qué se refiere?

Si hay muchos países que ya lo están haciendo, como Argentina, Chile, Uruguay, Colombia, Perú, México, Estados Unidos, Canadá… ¿Por qué nosotros no comenzamos a ver si nos sirve? Claramente es una medicina, no es fumar marihuana, es aceite de cannabis en gotas debajo de la lengua sin acción psicoactiva. Estamos en una comisión analizando cómo esos países lo han hecho y ver si lo podemos lograr. En este momento no es prioridad de Gobierno, eso debemos tenerlo claro.

¿En qué campos se aplicaría?

Tiene posibilidades en muchos campos, pero lo principal es que la población sepa que no es fumar para enfiestarse. Me parece una opción terapéutica más en el dolor crónico, en los niños con epilepsia que no responden al tratamiento normal, en enfermedades neurológicas donde los músculos están contracturados, en patologías como náuseas, vómitos, cuando hay cáncer.

En política de drogas, el IAFA indica que el alcohol es el tema al que se debe dar prioridad, ¿coincide el Ministerio?

Al ser una droga socialmente aceptada, la gente no lo ve como problema pero es la que causa más problemas de violencia, en el sentido de accidentabilidad, causa mayores daños agudos. La política de alcohol viene fuerte, no diciendo horrorizados que no hay que tomar, sino en la forma cómo se hace. Los costarricenses toman grandes cantidades en poco tiempo buscando la embriaguez; pretenden pasarse de tragos, no saben tomar y los muchachos repiten lo que ven en la casa, los patrones. Hay que aprender a disfrutar de la vida sin necesidad de una droga.

El Inamu ha indicado que hay que hablar del aborto… ¿Habrá posibilidad de que el país lo permita más allá del terapéutico?

Si hay grupos que quieren sacarlo es mejor pensar que lo están haciendo con una idea que no es. Queremos que esto se haga dentro de salud y que se priorice la salud de la madre. Se está regulando algo que es legal: cuando está en peligro la vida de la madre, no estamos entrando a nada que tenga que ver con aborto de algún otro tipo. No es prioridad, el señor Presidente lo ha dicho, tenemos muchas cosas antes.

¿Y qué pasa con la norma?

Hicimos el trabajo que teníamos que hacer, antes de que yo llegara ya estaba aprobada. Está en revisión, que no vemos que sea más allá de indicarle al médico qué significa tener la definición de salud, de vida de la madre y saber que hay otro tipo de situaciones que no están dentro de lo que estamos reglamentando; pero que el médico también tenga la posibilidad de decir no, que eso es objeción de conciencia. Eso ya está, el Ministerio de Relaciones Exteriores está tomando en cuenta las recomendaciones para sacarlo pero igual lo tenemos como no prioridad.



Ver comentarios