Hormonas del peligro
Foto: Shutterstock
Enviar

Se llamó Jose. Su pulso fuera de lo normal, motivado por su pasión a la alta velocidad le ocasionó ese día una respiración acelerada. Produjo una segregación al torrente sanguíneo: la adrenalina, hormona del temor y peligro.

La contracción del corazón produjo un incremento en la frecuencia cardiaca, perdió el control de su motocicleta. Se estrelló contra un árbol. Murió.

En 2012 la cifra de muertos en siniestros viales fue de 332 y en 2016 de 425. Los heridos también aumentaron, pasaron de 2.077 a 2.355 en los mismos años respectivamente.

Según Cindy Coto, Directora Ejecutiva del COSEVI, “es del conocimiento de todos que por su estructura –la motocicleta- revierte gran peligrosidad para el conductor y su acompañante, entendiendo que no existe carrocería alguna que le proteja”.

Es importante reconocer una carencia de cultura en cuanto a la utilización de implementos de seguridad tales como cascos y cintas luminosas que hacen a los conductores visibles, especialmente en las noches. Estos elementos de seguridad podrían disminuir las lesiones en caso de un siniestro vial, siendo así que, “pasamos de tener un vehículo sumamente ágil para el traslado a un potenciado de fallecimientos y lesionados graves tras sufrir un siniestro”, dijo Coto.

Este año, ya son 180 los motociclistas fallecidos y aun faltan dos meses para que termine 2017.

Es por eso que COSEVI lanza la campaña “El chasis sos vos”, para crear conciencia de que los espacios viales pertenecen a todas las personas, el respeto y portar los elementos de seguridad como obedecer a las velocidades máximas pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

La mayor incidencia de fallecidos se da en las zonas rurales. Esto se desprende de un estudio participativo realizado por el COSEVI con el fin de entender el comportamiento de las personas usuarias de motocicletas y poder lanzar esta campaña con miras a un cambio en la cultura.

“La campaña para motociclistas ‘el Chasis Sos Vos’ abarca los principales factores de riesgo que afecta a ese grupo de usuarios, como por ejemplo: el exceso al límite de velocidad, el consumo de alcohol y  la no utilización de dispositivos de seguridad, esto como primera etapa, y como una segunda parte de la misma, estamos trabajando modos de conducción y respeto al espacio de cada usuario”, aseguró Coto.

Jose, el protagonista de la historia, no se diferencia de algunas personas que toman la manivela de sus motocicletas para desplazarse a diario. Algunos de estos conductores lo hacen siempre de manera responsable, evitando aquella adrenalina que lleva a muchas personas a no respetar las señales de tránsito, incluso a hacer maromas lo que no solo pone en riesgo sus vidas, sino también las de otros conductores y usuarios: 2016 sumaron 82 los muertos por estas coaliciones fatales.

De acuerdo con cifras mundiales de la Organización de Naciones Unidas”, 2017, “Los accidentes de tráfico matan alrededor de 1,25 millones de personas al año. El 90% de esas personas se encuentran en países de ingresos medianos y bajos. Esos accidentes son la principal causa de muerte de los jóvenes de entre 15 y 29 años. Casi la mitad de la totalidad de las víctimas fatales de accidentes de tráfico son peatones, ciclistas y motociclistas”.

Hay muchas ocasiones en las que un oficial de tránsito le hace una multa, entre otras, por exceso de velocidad. Tómelo con calma, no se enoje, recapacite y sea consciente de la velocidad a la que conducía, o, si le hacía falta algún elemento de seguridad.

Usted no lo sabe, pero Jose y su familia hubieran deseado que lo detuviera un oficial, y quizá, así, prevenir su muerte.

¡Evite la suya y la de otras personas!

 


Carmen Juncos y Ricardo Sossa

Editores Jefes y Directores de proyectos

[email protected]


Ver comentarios