Logo La República

Lunes, 25 de marzo de 2019



ACCIÓN


Holanda camina como una máquina

Cristian Williams [email protected] | Martes 29 junio, 2010



Holanda camina como una máquina
Sin mucha bulla ya está en los cuartos de final

Cuando Arjen Robben toma el balón por el costado, se perfila buscando su pierna izquierda y se apresta a rematar, Holanda tiene medio gol. Ante Eslovaquia fue más que eso, fue gol completo y abrió el camino al triunfo 2-1 ante la sorprendente Eslovaquia.
“La naranja mecánica”, que luce muy bien aceitadita, selló su pase a cuartos de final de la mano de otra genialidad de Robben, más el oficio necesario para controlar a Eslovaquia, que vendió cara su derrota, luchando hasta el último suspiro del juego.
Robben inclinó la balanza con un momento de inspiración y Sneijder sentenció al final. Efectividad pura, letales y claves para que los naranjas lleguen a los cuartos de final, donde se medirán nada más y nada menos que a Brasil.
Eslovaquia dispuso de algunas ocasiones muy claras pero falló. Ante Italia aprovechó sus oportunidades y el resultado fue bien distinto.
Cuando los eslovacos soñaban con otra trastada a la historia, como ante los italianos, se dio una combinación entre Sneijder y Robben, que los ubicó en su rol de equipo chico. El clásico recorte del extremo hacia dentro y su disparo ajustado son el sello “Arjen” a este Mundial. Tan clásico como imparable.
El dardo tranquilizante lanzado por el jugador holandés anestesió a Eslovaquia y llenó de complacencia a sus compañeros, empeñados en jugar con el resultado y no desgastarse en exceso.
Eslovaquia enseñó los dientes con un duro disparo de Stoch y un mano a mano de Vittek que Stekelenburg resolvió con solvencia. Los de Weiss habían tenido su momento, fugaz eso sí, pero suficiente para haber entrado en el partido.
De ahí los sacaría Sneijder a cinco minutos del final. Una falta sacada con rapidez pilló despistada a la zaga eslovaca y permitió que Kuyt, tras salvar la mala salida de Mucha, asistiera a Sneijder.
El posterior gol de penal de Vittek fue meramente anecdótico y solo para las estadísticas.

Cristian Williams y EFE
[email protected]