Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Hitler, sicarios y estratagema

Iris Zamora | Lunes 20 octubre, 2014


Ottón ha logrado que sus enemigos de antaño le tengan en altísima estima, en esta temporada. ¿Será que votarán por él en el 18?


…desde Moncho

Hitler, sicarios y estratagema

Ottón es genial, nos tiene a todas, a todos hablando de él. A los medios de comunicación, desde las notas legislativas, debates, reportajes, entrevistas, editoriales, secciones de humor, columnas, artículos.
¡Y qué decir de la clase política! Los tiene enamorados de sus poses de dictador en democracia. A la fracción del PLN, que incluso asumió su defensa, ante la solicitud de disculpa del presidente Luis Guillermo Solís, por una declaración en el programa de tv del analista Claudio Alpízar.
En la Comisión de Hacendarios los diputados del PUSC, comen de su mano, con una disciplina castrense. En las redes sociales se desborda el amor que le profesan hoy, confesos liberacionistas de hueso verde. Otto le apoya denodadamente afilando el hacha para los recortes… Ottón ha logrado que sus enemigos de antaño le tengan en altísima estima, en esta temporada. ¿Será que votarán por él en el 18?
Es tal su magia, que la fracción verde y blanca furiosa solo una semana atrás, porque comparó al expresidente Arias con Hitler, olvidó su reciente indignación. Le disculpan con amorosa gentileza, que sugiriera que tres colaboradores del presidente Luis Guillermo Solís son sicarios; con lo grueso que significa ese adjetivo, destinado a calificar a los que asesinan a sueldo.
Ottón no dudó en ofrecer disculpas a la fracción del PLN, al expresidente Arias, cuando con torpeza, comparó a don Óscar con Hitler. No necesitó que mediara carta alguna; él, solito, en un acto de constricción, públicamente reconoció su exabrupto. Siendo que le resulta fácil, llamar “corruptos, pillos y sinvergüenzas” a los que no viven su código de ética, el suyo, hablamos el código de él, que además es el que está vigente, para todos y todas, por mandato divino… (Recordemos que suele hablar con Dios).
Sin embargo niega una disculpa al presidente Solís, su compañero de partido, luego de semejante irrespeto, al calificar como sicarios a colaboradores de don Luis. Alarga el drama, o la comedia, no sé.
Inmediatamente los miles de “amigos nuevos” de Ottón, salieron a defender su locuacidad explicándonos que no dijo, lo que dijo. Eso me recuerda una anécdota de Rolando Araya: don Pepe, no quería convención en el PLN para el 78, su candidato era don Chalo Facio. Por varias vías le envió el mensaje a Luis Alberto Monge que desistiera de su precandidatura, incluso Rolando llevó el mensaje. Monge no aceptó. Don Pepe en la inauguración de las plazas públicas, en Santa María de Dota, le hablo así a los seguidores “a mí esto de las convenciones no me gustan, eso de andarse peleando entre los mismos no me gusta, empiezan los cuentos, como el que ya me dijeron, que Luis Alberto es comunista, pero yo no creo que sea comunista…” Ese don Pepe, era un estratega nato.
Ottón es un táctico. Mientras les hace creer a algunos que lo usan, él socarronamente los utiliza para darle una lección al PAC, al Gobierno, si de paso gana popularidad, no está nada mal. Las secuelas de su enojo, agrietan a la Democracia.

Iris Zamora


NOTAS ANTERIORES


Renta global, novedades

Martes 18 diciembre, 2018

La modificación hecha por la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, al articulo 1 de la...