Enviar
SALUD
“Hemos creado el BMW de las pastas dentales”

Tras 15 años de desarrollo llega al mercado latino la primera línea de pastas de Oral-B, la inversión actual más fuerte en el mundo de la empresa Procter & Gamble

Cincinnati, Estados Unidos - Lavarse los dientes es una acción rutinaria, pero tras esa cepillada existen miles de minuciosos estudios tanto con consumidores como en laboratorios científicos, que pueden llevar años.
Este es el caso de la línea de pastas Oral-B, la cual ha seguido un proceso de investigación de 15 años para llegar al mercado latino.
Y es que la marca ya es conocida en la región por sus productos que complementan la limpieza bucal, como cepillos, enjuague o hilo, pero es la primera vez que podemos encontrar en las tiendas nacionales su experiencia en forma de pasta.
¿A qué se debe la “tardanza”? Analizando cómo un usuario reconoce a Oral-B, marca de Procter & Gamble (P&G) para el cuidado bucal, la mayoría piensa en cómo se ha enfocado en certificar que sus productos son avalados por odontólogos.
Este matrimonio ha sido clave para darse a conocer, pero también los ha empujado hacia el perfeccionismo.
¿Qué busca usted cuando se lava los dientes? Muchos piensan en limpieza, la cual deriva en salud, pero una gran mayoría busca belleza, a través de una sonrisa más blanca.
Mezclando ambos propósitos, lanzan esta línea liderada por Pro Salud, pasta que combate la mayoría de las enfermedades dentales, la más científicamente avanzada de sus propuestas.
De textura arenosa, produce menos espuma que la convencional, y su sabor es parecido al que utilizan los dentistas en las limpiezas profesionales.
En su fórmula descansa su éxito y también su largo periodo de prueba.
La Pro Salud ofrece protección contra las enfermedades orales más comunes, además de blanquear y mejorar el aliento.
Para lograr estos resultados, en su fórmula mezclaron dos poderosos ingredientes, el fluoruro de estaño estabilizado con hexametafosfato de sodio (tecnología única de P&G).
El fluoruro de estaño estabilizado ayuda a proteger contra la placa, gingivitis, caries, sensibilidad, la erosión del esmalte y el mal aliento, y el hexametafosfato de sodio es un agente antimanchas e inhibidor del sarro, que ayuda a evitar la aparición de manchas por la protección de la superficie de los dientes y, en combinación con sílice, elimina las manchas existentes.
“Es como el BMW de las pastas”, dijo el Dr. Arif Baig, científico principal Oral Care R&D de P&G.
En Estados Unidos Crest es la marca de la cual se derivan ahora las pastas Oral-B para Latinoamérica. Ambos nombres (Crest y Oral-B) venden billones de dólares en el mundo, es decir, son de las marcas más importantes de P&G, explicó la Dra. Verónica Sánchez, Global Oral Care Scientific Communications de P&G.
Ocho mil de sus empleados están dedicados a la invención continua.
En 1890 es cuando la empresa de Cincinnati crea su primer laboratorio de investigación y desarrollo, por lo cual hoy está en el puesto 24 según la lista de Forbes, en el apartado de innovación, tras Apple o Google.
Crest fue la primera pasta avalada por un estudio de la Universidad de Indiana (1950), en prevenir las caries. Fue la primera también con flúor y en ser respaldada por la Asociación General de Dentistas en Estados Unidos (AGD).
Pro Salud se deriva de esta experiencia y existe en Estados Unidos desde hace diez años, así como en algunos países de Europa y Africa.
Sin embargo, la empresa ha trabajado durante este tiempo en prepararse para el mercado latino, donde el cuidado bucal es de menor nivel, según la Organización Mundial de la Salud. “Esto se puede deber a dos motivos: cada cuánto se cepilla la gente y cuán seguido va al dentista”, dijo Wayne Randall, Global Oral Care ER Leader de P&G.
“La idea es que este producto cambie el panorama, pues otro de los motivos es porque no tienen la mejor pasta”, adujo. “Por eso es la inversión más grande que está haciendo la compañía en estos momentos en el mundo”.

Dámaris Ruiz
[email protected]


Ver comentarios