Enviar
¿Hasta qué punto son malos los chismes?
Un estudio determinó que los chismes en las reuniones de trabajo pueden perjudicar, pero a la vez enaltecer, la reputación de los empleados

Melissa González
[email protected]

Ninguna organización está libre de chismes, un mal que muchas empresas quiere mitigar, pero difícil de controlar.
Sin embargo, pueden ser un arma de doble filo que afecta la reputación de los empleados, pero tanto de forma negativa como positiva, según un estudio reciente de la Universidad de Indiana (UI).
El estudio identifica las formas sutiles en que las personas que son blanco de chismes son evaluadas de manera negativa durante reuniones formales en el trabajo, según detalla la Universidad en su sitio Web.
Esta forma de “chismear” puede estar presente como críticas con sarcasmo o comparaciones con otro colega.
“Cuando vaya a una reunión de negocios preste atención cuando la conversación se desvía del tema principal y deriva hacia personas que no están presentes”, recomendó Tim Hallett, profesor del Departamento de Sociología de la UI en la web.
Además considera que es una forma de darse cuenta de lo que está sucediendo no solo con las personas a las que se les está minando de forma negativa, sino que también puede ser un regalo para aquellas de las que se habla de forma positiva.
Esto último porque puede ser una forma de enaltecer la reputación de alguien.
Este tema es conocido y ha sido el argumento de varias investigaciones, otra de ellas es una encuesta realizada por The Creative Group, donde se determinó que aunque los chismes no son nada nuevo, en esta época de incertidumbre económica pueden volverse más frecuentes dentro de la oficina.
Los resultados de la encuesta determinaron que un 84% de los empleados participa de los chismes en la oficina, y el 63% afirmó que esto tiene un efecto negativo en el ambiente de trabajo.


Más resultados

• El chisme en un contexto formal es similar y diferente del que se produce en un encuentro informal. En reuniones formales tienden a ser críticas.

• Los chismes son, casi siempre, negativos, pero en conversaciones informales es más directo que si ocurre en una reunión formal.

• Una vez que se pone en marcha el chisme informal, las evaluaciones negativas continúan con un tono más duro pero duran menos que las que ocurren en el chisme formal.

Fuente: EFE


Juan Carlos Fonseca
Gerente de Mercadeo de Total Natural

“Los chismes se dan siempre en las empresas, muchas veces cuando una persona quiere figurar ante su jefe. Aunque sea real lo sucedido, perjudica la imagen de una persona, haciendo que esta se desmotive y baje el rendimiento en el trabajo, y si llega a oídos de superiores, podría hasta perderlo. Es un tema de todos los días donde se ven divisiones de bandos en una organización solo por un mal comentario.




Rosario Carmona
Gerente de Ventas de Pure Nature

“Los chismes en el trabajo afectan de forma negativa porque incitan a una mala atmósfera, crean un mal ambiente laboral, separan a la gente y generan conflicto, además predisponen a todo el personal.
La manera para trabajar con el tema sería analizarlo desde la raíz, dialogar con la persona que está generando dicha situación y en último caso despedirla”.




Federico Heigold

Gerente general de Conservas Finca del Oro

“Creo que los chismes normalmente perjudican y casi siempre hacen daño a la organización y su personal. Es importante tomar en cuenta que los colaboradores de la empresa deben ser profesionales y trabajar con ética para que se respete la información a nivel jerárquico y entre compañeros, con el fin de evitar malentendidos y problemas de comunicación en la organización”.
Ver comentarios