Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Hasta siempre Toca

| Martes 06 enero, 2009


Hasta siempre Toca

Carlos Jesús Mora
[email protected]

De alguien escuché en determinada ocasión que nadie deja del todo este mundo hasta el último momento de su entierro.
Puede ser una idea ilusa, irracional o infantil si se quiere ver así, pero si bien nadie ha comprobado esto, tampoco nadie ha probado lo contrario, así que me acojo al derecho de la duda esperanzado de que al menos durante esta mañana don Carlos —mi tocayo— saque dos minutos para leer esta columna antes de partir.
Toca, hoy que te vas sin duda alguna dejás un vacío, pero este no es tan grande como el gran legado que nos heredás a muchos.
Cada persona que logró conocerte y compartir con vos tendrá su motivo para recordarte con aprecio.
En mi caso, además de compartir el mismo nombre y apellido, tuve la dicha de aprender de vos muchísimas cosas que jamás olvidaré.
Desde aquella mañana cuando nos conocimos en la Asamblea Legislativa, para que me ayudaras con un trabajo de la universidad en mis tiempos de estudiante de periodismo, supe que había encontrado a un amigo y un mentor.
Hoy gran parte de lo que sé y he aprendido te lo debo a vos.
Gracias por los consejos, observaciones e inclusive por las jaladas de orejas que en algún momento tuviste que darme.
Una vez que me incorporé al mercado laboral en aquel canal de televisión experimental, nunca estuvieron de más los consejos y las enseñanzas que me permitieron, más adelante, colocarme como periodista en LA REPUBLICA y trabajar juntos.
Cuando empecé a trabajar aquí tuve que empezar a usar mi segundo nombre para distinguirnos uno del otro en los créditos de los artículos. ¿Te acordás? Una vez juntos en LA REPUBLICA no faltaron quienes creían que yo era tu hijo. Jamás voy a olvidar tu respuesta reiterativa a quienes preguntaban si era así: “No, pero se le quiere como a uno”.
Toca, yo también te quiero y te voy a extrañar.
Una vez más, gracias.
Nunca me han gustado las despedidas, por eso hoy no me despido de vos con un adiós, sino con un hasta siempre.