Logo La República

Domingo, 15 de diciembre de 2019



NOTA DE TANO


Guadalupe no es precisamente un confite

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 13 noviembre, 2019

Alejandro Barrientos, portero de la selección preolímpica

La situación es bien incómoda para el Cartaginés y un poco más tranquila para San Carlos; a pesar de triunfar, puede que no alcance, siempre va a afectar mentalmente al equipo que se encuentra en esa situación, en este caso específico, el cuadro de la Vieja Metrópoli.

Para Los Toros, el cierre del Apertura es más cómodo. Si derrotan a Guadalupe, sobreviven; sin embargo, Cartaginés puede hacer lo mismo con Limón y ni así seguiría con vida.

Podemos asegurar que el entorno para los campeones nacionales es más motivante que para los brumosos.

Lea más: Cartaginés sueña con meterse entre los grandes luego de siete torneos

Claro que Hernán Medford va a concentrar a sus discípulos en lo suyo y los va a separar total y absolutamente de lo que esté sucediendo a la misma hora en el juego entre norteños y guadalupanos. Durante el desarrollo del juego frente a Limón, habrá cero conexión con el mundo exterior.

Cartaginés quiere ganar el partido y enseguida a ver qué pasa o más bien, qué pasó.

Desde luego que derrotar al Alajuelense en su última salida fue un triunfo vital en las aspiraciones de San Carlos de clasificarse.

Ahora, les toca doblegar a un equipo que, como Guadalupe, está repleto de talento y no en vano cinco de sus jugadores estelares están en la selección nacional preolímpica: el portero Alejandro Barrientos; los defensas Carlos Martínez, Sebastián González y Eduardo Juárez y el volante Andrés Gómez.

Por su parte, el defensa central Kevin Espinoza está en la selección mayor, lo mismo que Frank Zamora.

Lea más: Excitante partido para Medford, el estratega

Además, el Herediano acaba de adquirir la ficha del delantero Arturo Campos.

Darío Delgado, Jason Prendas, Sergio Mena, Brandon Bonilla, Din John Arias, completan una nómina de peso que Geiner Segura pondrá en operación con el propósito de que San Carlos no encuentre facilidades en su meta de clasificarse.

Claro que los Toros tienen lo suyo y por algo son los campeones nacionales; Patrick Pemberton se ha crecido en el marco; la retaguardia es recia y hay mucho talento de la cintura hacia el ataque, liderado por un Álvaro Saborío a punto de retener su título de máximo goleador del campeonato. Sus socios, los hermanos Chirino, Jairo Arrieta, Marco Julián Mena y Juan Vicente Solís inquietan a cualquier retaguardia.

Este juego crucial para los campeones es de todo menos un confite, pero San Carlos lo afronta con esa enorme ventaja mental que no tiene el Cartaginés. Que si lo gana, se clasifica y esto tiene un enorme peso.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.