Gris clasificación colombiana
La fase de grupos fue un verdadero golpe al orgullo colombiano. El cafetero Juan Cuadrado tuvo su paso limitado contra el inca Jefferson Farfán. RODRIGO ARANGUA-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Gris clasificación colombiana

La victoria brasileña ante Venezuela los clasificó entre los mejores terceros

Las selecciones de Colombia y Perú igualaron sin goles en un duelo decisivo este domingo en Temuco. Al finalizar el partido fueron los incas quienes celebraron el pase a octavos; los cafeteros cabizbajos abandonaron la cancha esperando que Brasil derrotara a Venezuela y les hiciera el favor de clasificarlos a la siguiente ronda y así fue.
Los “parceros” sabían que el empate no les servía si se mantenía la misma igualdad a puntos entre los cuatro equipos del grupo y arrancaron el partido lanzados al ataque, con unos recursos ofensivos que desbordaron al equipo peruano.
Una gran intervención del portero Pedro Gallese a un disparo a media vuelta de Radamel Falcao y otro lanzamiento desviado de Pablo Armero impidieron que la Selección cafetalera no fuera por delante del marcador antes de los diez minutos de juego.
Perú solo pudo sacudirse la intensa y agobiante presión de Colombia una vez que el centrocampista Édwin Valencia se lesionó en el ecuador de la primera parte.
Fue entonces cuando los peruanos pudieron pasar la línea divisoria y llegar al campo contrario, pero no generaron ocasiones claras de gol porque volvieron a acusar la ausencia de Farfán. Pizarro y Guerrero recibieron pases pegados en banda y alejados del área rival, que apenas pisaron.
La selección dirigida por Ricardo Gareca ganó solidez al inicio del segundo tiempo e inquietó a los colombianos gracias a un inspirado Christian Cueva, que quiso aprovechar la ausencia de Zúñiga para ganar su particular duelo con Santiago Arias.
Esas buenas sensaciones se consolidaron con el ingreso en el partido de Farfán, ya que con su labor de segundo delantero se vio la mejor versión de Perú en el partido.
Los colombianos encontraron en el contraataque su mejor arma durante el segundo tiempo puesto que Perú, con una defensa más avanzada, concedía espacios a sus rivales.
Colombia terminó el partido como lo empezó, volcada en el arco de Perú, y tuvo el gol del triunfo en la prolongación con un disparo de Martínez que fue demasiado centrado.
El equipo lució sin alma en algunos pasajes del partido. No corrió, no metió, tampoco pensó. Figuras como James, Cuadrado y Falcao estuvieron perdidos, desmotivados.
Y es que parece que Colombia solo se toma en serio las cosas cuando la presión es demasiado alta y dependiendo del rival de turno.
Ahora tendrán una dura prueba ante Argentina.

Walter Herrera y Agencias
[email protected]

 



Ver comentarios