¡Grandioso Amador!
El costarricense Andrey Amador dijo tener un enorme dolor en las piernas al finalizar la etapa 21, más que tres años atrás en donde consiguió finalizar en el puesto 29. MOVISTAR TEAM/LA REPUBLICA
Enviar

¡Grandioso Amador!

El ciclista costarricense Andrey Amador es cuarto en una histórica aventura en el Giro de Italia

Andrey Amador, nacido en San Ramón de Alajuela en 1986 y de ascendencia rusa, se convirtió en el ciclista y deportista más destacado del país al cosechar el mejor lugar de la clasificación general final del Giro de Italia para un centroamericano en la historia.
El hoy consentido de los costarricenses finalizó a 8:10 minutos del campeón, Alberto Contador.


La etapa 21 dictaba el final de una ilusión soñada por todo el pueblo de Costa Rica. El Giro fue la consagración para un hombre que no deja de hacer historia, recordando que milita en el mejor equipo de ciclismo del mundo, que ya contabiliza en su palmarés la presencia en cuatro ediciones del Giro (2010, 2012, 2014 y 2015), así como en dos Tour de Francia (2011 y 2013) y en una Vuelta a España (2014).
“Agradecerles a todos por el apoyo que me han dado, ya sea lo mucho o poco que he hecho, se lo dedico a toda Costa Rica, pura vida”, comentó Andrey desde su hotel en Italia.
Hace un año, Andrey estuvo en el paseo de la victoria al lado de su compañero Nairo Quintana, quien fue el campeón, sin imaginar que 12 meses después, él se dejaría un cuarto lugar en la tabla acumulada, consagrándose como un grande entre los grandes y demostrando que tiene mucho más que dar sobre la bicicleta.
Este año el “Cóndor” no asistió a la Corsa Rosa y el equipo Movistar minimizó sus chances de ser protagonista en la competición.
Cuando el tico se coló en el Top 10 al cierre de la primera semana pocos le daban al nacional un final feliz, algunos decían que producto de la casualidad o una buena contrarreloj que lo hospedó entre los mejores de manera efímera.
Además, Amador venía de una lesión en el codo que lo dejó fuera de la temporada de “clásicas”. Meses antes se había roto la clavícula. Muchos lo habían desahuciado. Pero él insistió y llegó a Italia a redimirse.
Debido a esto, sus opciones no parecían crecer, pero nadie contaba con el corazón y la garra que le imprimió el costarricense a los pedales de su bicicleta para subir las montañas europeas.
El pedalista tico se ilusionó y sobre todo ilusionó a un país que se sintió orgulloso de ver y escuchar el nombre y la imagen de su compatriota en todo el mundo, peleando con los grandes un sitio en el podio, que junto con el Tour de Francia son las carreras por excelencia en el ciclismo.
“Hay cosas que en carrera no se aprecian, el equipo ha estado de 10 y les debo todo por la ayuda y más…Gracias a todos”, publicó el nacional en su página Twitter.
En Milán, las banderas blanco, azul y rojo ondeaban los cielos italianos al ver al tico llegar a la meta.
Amador no pudo conservar su tercer lugar, era realmente difícil y así lo aceptó él, pero no se rindió y luchó por conservar el cuarto puesto.
Esta proeza fue de mayor alegría al ciclismo nacional, ya que Andrey logró sumar un total de 91 puntos en el ranquin UCI o ranquin mundial de ciclismo, ubicando a Costa Rica en la posición número 18 de la prestigiosa clasificación, explicó la Federación Costarricense de Ciclismo (Fecoci) en un comunicado de prensa.
Es decir, que con tan solo 70 puntos más que Amador logre sumar hasta el 31 de diciembre de este año, se estarían ganando cuatro plazas más para participar en las Olimpiadas de Río del próximo año.
El domingo, con gran entusiasmo vimos al tico en su Paseo de los Campeones por las calles de Turín y Milán, porque él es nuestro campeón, quien sigue llenando los libros de la historia del ciclismo nacional, llegando adonde ningún otro ha estado, convirtiendo ilusiones en realidades.


Walter Herrera
[email protected]

 


Ver comentarios