Enviar
Menos inversión y peligro en empleo
Golpe a industria por tasas

Pymes, las más perjudicadas

La subida en las tasas de interés es un duro golpe que perjudica principalmente a las compañías del sector industrial.
Una bajada en la producción de las compañías, junto con menos generación de empleo son las consecuencias.
Las pequeñas y medianas empresas son las más perjudicadas por el encarecimiento del crédito por la actual situación.
En los demás sectores los aumentos fueron moderados.
Los préstamos más caros para la industria comenzaron a presentarse desde setiembre pasado.
Los bancos públicos empezaron el proceso de encarecer el crédito. Esto hizo que los privados siguieran el mismo camino.
Los intereses en colones son los que más aumentaron, pues lo hicieron en casi cuatro puntos porcentuales. El promedio del sector bancario es en torno al 20%.
Mientras que en dólares la variación ha sido de casi tres puntos porcentuales y está en una tasa del 10%.
La subida en los préstamos fue por el crecimiento del endeudamiento público.
Al necesitar el Gobierno más dinero para financiarse genera que escaseen los recursos. El resultado es la actual alza en los intereses.
Al subir los intereses crece la carga financiera de las compañías endeudadas, impactando los costos y rentabilidad del negocio.
Cada punto porcentual de subida significará para los deudores el pago extra de hasta ¢60 mil millones al año, estimó el Ministerio de Hacienda.
De ese monto los industriales representan ¢3 mil millones.
A la vez, genera una pérdida en la competitividad, pues para pagarle al banco deben subir el precio de sus productos y dificulta los planes de inversión.
El encarecimiento de los préstamos llevó a la firma Turrones de Costa Rica a ampliar su operación con recursos propios.
“Las tasas desde el año anterior estaban altas y usamos nuestro dinero para hacer las mejoras en la compañía”, explicó Alberto Soto, subgerente general de Turrones de Costa Rica.

Por ahora son las pequeñas y medianas empresas las más afectadas.
Su menor tamaño las hace propensas a enfrentar dificultades si las condiciones económicas del entorno cambian bruscamente, como ha ocurrido en las tasas de interés.
De hecho las pymes son las que tienen más obstáculos para acceder al crédito, incluso cuando las tasas han sido bajas.
“Siempre ha habido límite de acceso al crédito”, dijo Jorge Guido, gerente general de Pastas Vigui.
La banca prevé un mayor encarecimiento crediticio para el segundo semestre del año.
Las compañías pequeñas del sector son las que tienen más dificultades de acceso al crédito, y son más de las tres cuartas partes de las firmas industriales del país.
“Es de esperar una tendencia alcista negativa de poco acceso crediticio”, enfatizó Pedro Morales, de la Cámara de Industrias.

Oscar Rodríguez
[email protected]


Ver comentarios