Goles son amores
Pedro Rodríguez acosado por Joe Ledley (izquierda) y Victor Wanyama. Barça quiso, pero no pudo. Ian Macnicol-AFP/La República
Enviar

Goles son amores

Barcelona tuvo la pelota pero las anotaciones fueron escocesas
Pese a tener un 84% de posesión de balón y ocho remates directos de los 25 que realizó, el Barcelona de España salió derrotado 1 a 2, ayer del Celtic Park en Escocia, donde el equipo local le dio una lección de efectividad, eso sí cargando con lo feo del espectáculo.
Dos de los tres remates directos de los cinco que realizó en todo el partido fueron los goles del Celtic, al que el equipo catalán solo le pudo descontar cuando ya casi sumaba el primer minuto de descuento, de los cuatro que dio el árbitro al final del encuentro.
Las estadísticas demuestran el monólogo de juego y la impotencia ofensiva que tuvo el cuadro azulgrana ante la meta del arquero Fraser Forster, gracias a un muro defensivo escocés que ahogó las ideas barcelonistas, principalmente las de sus dos pensadores Xavi e Iniesta y la de su matador, Messi.
Al Celtic le bastó un 16% de posesión de balón para aprovechar, primero en bola muerta tras un saque de esquina, que convirtió en gol Victor Wanyama y un despeje de puerta largo que Xavi no pudo interceptar y que fue perfectamente aprovechado por Tony Watt, para vencer por segunda vez a Víctor Valdez.
Lionel Messi, en tiempo de reposición luego de un remate de David Villa, que rechazó Forster y al que la “Pulga” pudo llegarle aprovechando una de las pocas libertades que le concedieron los escoceses a lo largo del juego, puso el 2 a 1, definitivo.
Para los españoles, este juego fue una versión más de un esquema “muralla”, que le han implantado varios equipos en los últimos tiempos al “toque toque” del Barça. No obstante, después del juego, el entrenador azulgrana Tito Vilanova, quien heredó el cuadro y sistema de juego que dejó Pep Guardiola, dijo que “la conclusión es que creo que tenemos que seguir jugando igual” y “persistir, creando ocasiones, intentándolo hasta el final y que la gente nos reconozca. Si tengo que perder, prefiero perder así”.
Con esa victoria el Celtic impidió que los azulgrana obtuviesen la clasificación a la siguiente ronda con dos fechas de anticipación y ahora tendrán que esperar al próximo 20 de noviembre, cuando viajen a Moscú, a enfrentarse al Spartak.

201211080100160.a55.jpg

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios