Gobierno de Chávez desde Cuba genera dudas sobre su salud
Enviar
Gobierno de Chávez desde Cuba genera dudas sobre su salud

Los venezolanos, que en los últimos 10 años se han habituado a ver que Hugo Chávez fija la política nacional en apariciones televisivas casi diarias, ahora deberán acostumbrarse a que gobierne desde una cama de hospital en Cuba.
Desde que viajó a la isla comunista el 9 de junio y se sometió a una inesperada cirugía por un absceso pélvico, el gobernante se ha mantenido recluido y hace un solo llamado telefónico a la televisión estatal. Eso ha generado preguntas respecto de su verdadero estado de salud luego de que pasó por otros problemas médicos este año y lleva a amigos y enemigos por igual a cuestionarse quién está a cargo en el mayor productor de petróleo de América del Sur.

Chávez, que tiene 56 años, apareció en público por última vez el 9 de junio al descender de su avión en La Habana con una muleta de metal. El ex paracaidista dijo que se había lesionado una rodilla mientras corría el mes pasado, y agregó que la articulación venía sufriendo estrés desde sus días de juventud, cuando jugaba béisbol y saltaba de aviones.
“No estoy seguro de que pueda sostener esto durante semanas, haciendo una aparición telefónica cada tanto”, dijo Daniel Kerner, un analista del Eurasia Group, que tiene sede en Washington, en entrevista telefónica desde Buenos Aires.
El 12 de junio, Chávez dijo por teléfono a la cadena televisiva Telesur que había decidido someterse a tratamiento en Cuba, la última escala de una visita a gobiernos aliados de América Latina, luego de sentir dolor en el abdomen mientras se encontraba en Brasilia y Ecuador. No precisó cuánto tardaría su recuperación y sólo dijo que la lesión era “delicada” y que “no hay motivos para apresurar” el regreso.
Kerner dijo que el instinto natural del autoproclamado revolucionario socialista sería tratar de recuperarse con rapidez de toda enfermedad, como hizo el ex presidente argentino Néstor Kirchner en septiembre, cuando asistió a un acto un día después de que la implantaran un stent para desbloquear una arteria coronaria obstruida. El hecho de que Chávez no lo haya hecho es “sospechoso”, dijo Kerner.
Funcionarios del gobierno, entre ellos el vicepresidente Elías Jaua, han minimizado la posibilidad de problemas médicos más graves y destacan un decreto presidencial que se publicó esta semana en la Gaceta Oficial que eleva un 83% el límite de deuda del país como prueba de que Chávez sigue a cargo desde Cuba.
Jaua, que fue ministro de Agricultura antes de que Chávez le propusiera la vicepresidencia el año pasado, rechazó la exigencia de la oposición de que reemplace de forma temporaria al mandatario convaleciente.
“Soy un hombre de honor, forjado en los valores de la lealtad”, dijo Jaua, que tiene 41 años, en declaraciones que la televisión estatal transmitió el 14 de junio. “Defenderé con mi vida el mandato constitucional del presidente Hugo Chávez”.
Si bien Jaua dijo que Chávez se recupera con rapidez, ni siquiera sus seguidores están tan seguros de ello.
“Todos estamos preocupados porque no sabemos quién gobierna el país”, dijo José Gregorio Saad, un mensajero de 41 años, en una entrevista realizada en el centro de Caracas. “Chávez es muy fuerte. No ha tenido ninguna enfermedad seria desde que asumió, pero deberían aclarar las cosas y hablarle a la gente”.
Richard Cohen, un médico que se especializa en clínica médica en el Hospital Presbiteriano de Nueva York, dijo que puede formarse un absceso en la pelvis como consecuencia de una infección en la vesícula o el apéndice, y que eso con frecuencia sucede después de una cirugía. En declaraciones a Telesur, Chávez no explicó la causa de la formación de pus y sólo dijo que tuvo “suerte” de que no fuera maligno.
La preocupación médica aparece mientras Chávez aumenta el gasto en momentos en que busca un tercer mandato presidencial en las elecciones del año próximo.
En una encuesta que realizó en marzo Consultores 21, que tiene sede en Caracas, la popularidad de Chávez se encontraba en el nivel más bajo en ocho años. Si bien el crecimiento económico se aceleró en el primer trimestre conforme el mayor precio del petróleo le permitía a Chávez aumentar el gasto en los sectores más pobres, la inflación de 22,8% de mayo del país siguió siendo la más rápida entre 78 economías que analizó Bloomberg.
El aumento de los precios y una devaluación de 40% del bolívar en enero han afectado el poder adquisitivo de la base de clase trabajadora de Chávez. Los votantes también están descontentos debido a los cortes de electricidad, que persisten más de un año después de que Chávez declaró una emergencia nacional para solucionar el problema del envejecimiento de la red eléctrica del país.
El rendimiento adicional que los inversores exigen para comprar bonos gubernamentales venezolanos en lugar de bonos del Tesoro de los Estados Unidos creció el jueves 36 puntos básicos, más que el de cualquier otro país en vías de desarrollo, a 1.169, según el índice EMBI+ de JPMorgan Chase Co.
En cuanto al problema de salud, la oposición sostiene que es inconstitucional que Chávez gobierne por control remoto. En respuesta, la Asamblea Nacional, que controla Chávez, aprobó el 14 de junio una resolución por la que rechaza un intento de la oposición de “implicar que hay un vacío de poder” en el país.
“El presidente no pierde su poder ni siquiera si está en la luna”, dijo Iris Varela, una legisladora del partido de Chávez, durante el debate.
Chávez es famoso por no tomarse tiempo libre casi nunca y por llamar en ocasiones a programas periodísticos pasada la medianoche. Ese ritmo febril puede haber contribuido a su problema de salud, declaró a Telesur el ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, el 12 de junio.
Desde que llegó al poder en 1999, Chávez ha hablado por televisión un promedio de 43 minutos por día y ha interrumpido la transmisión nacional para dirigirse al país 2.135 veces, dijo Marcelino Bisbal, director de Estudios de Medios de la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas.
Desde abril, cuando empezó a emerger la especulación sobre la salud de Chávez, sus apariciones televisivas han declinado a alrededor de 10 minutos diarios, dijo Bisbal.
El presidente también ha tenido que restringir las actividades públicas debido a su salud este año. Su viaje por América Latina estaba previsto para mayo, pero debió suspenderse horas antes de su llegada a Brasilia cuando sorprendió a sus compatriotas con la noticia de la lesión en la rodilla.
El tratamiento médico de Chávez en el exterior tiene precedentes históricos. En 1908, el entonces presidente Cipriano Castro viajó a Alemania para someterse a tratamiento médico. En su ausencia, el vicepresidente, Juan Vicente Gómez, dio un golpe de estado militar y Castro pasó el resto de su vida en el exilio.
“En verdad espero que el presidente salga de esto”, dijo Antonio Arocha, un comerciante de Caracas de 54 años que se opone al gobierno de Chávez. “Lo último que quiero es el caos”.

Caracas

Ver comentarios