Enviar
Crecen sueldos un 11% a mayo
Freno salarial: próxima reforma

Mayor disciplina en gasto del Estado pretende Hacienda

Una reforma en el sistema salarial del Estado es el cambio que prepara la administración de Laura Chinchilla para intentar contener la glotonería actual.
La medida es urgente, porque el pago de sueldos en el Gobierno central significa cada año hasta un 70% de su presupuesto.
La situación tiende a empeorar debido a que no hay forma de reducir el crecimiento de los sueldos.
A lo máximo que se ha podido llegar es a ralentizar la tendencia de crecimiento de los salarios.
Las remuneraciones gubernamentales aumentaron un 11%, a mayo anterior, comparado con el mismo periodo de 2011. Pese a la directriz presidencial de austeridad en los gastos.
Para lograr disminuirlo, el Gobierno ha optado por dejar de renovar los contratos de interinos o bajar el pago de horas extra.
Aun así, la planilla crece. Por esa razón, el Ministerio de Hacienda alista lo que denominó “reformas estructurales” para reducir el costo de los salarios en el gasto.
“Vamos a hacer los cambios en coordinación con el Ministerio de Trabajo y los sindicatos. Tenemos que racionalizar el salario público”, dijo Edgar Ayales, ministro de Hacienda.
Para la actual administración un nuevo sistema de empleo público será prioridad porque se ve como la salida a la situación fiscal.
Ayales no brindó detalles sobre lo que contendrá dicha iniciativa.
Sin embargo, cuando la presidenta Chinchilla fue diputada, en el periodo 2002-2006, presentó el proyecto Ley de Empleo Público.
Esta iniciativa buscaba establecer un solo régimen de contratación y de salarios en el Estado.
Además la Autoridad Presupuestaria, órgano de Hacienda, sería la encargada de determinar si la política salarial es sostenible financieramente.
“Las remuneraciones es un tema que no podemos evitar. El crecimiento automático de la planilla es un peso grande que no podemos controlar”, explicó Ayales.
Por otra parte, el Gobierno está imponiendo para el presupuesto de 2013 una estricta restricción del gasto ya que solo podrá crecer un 4% en los tres poderes.
El objetivo es que el presupuesto del próximo año crezca al mismo ritmo que la inflación proyectada para 2012.
Asimismo Hacienda insiste en que la iniciativa de Manejo Eficiente del Gasto Público, en discusión en el Congreso, podrá establecer mayor disciplina en el uso de los recursos públicos.
“Hay que definir claramente qué es el sector público. Hay instituciones que se consideran públicas cuando necesitan dinero, pero privadas cuando gastan. Eso no puede continuar”, dijo Ayales.

Oscar Rodríguez
[email protected]
Ver comentarios