Frenesí canadiense en mercado de marihuana podría acabar muy mal
Jon Bent, productor de marihuana medicinal autorizado que lleva cinco años cultivando plantas en su campo de 11 acres en las afueras de Winnipeg. Bloomberg/La República
Enviar

Se tiene previsto que en un año, la marihuana recreativa sea legal en Canadá, ya existe una explosión de empresas que la cultivan. Por lo menos diez grupos dedicados a marihuana tienen nuevas cotizaciones este año en la Bolsa de Valores de Toronto y en la Bolsa de Valores de Canadá.

Unas 51 empresas han obtenido luz verde para cultivar marihuana, y hay 815 solicitantes en la cola. En total, podría ser suficiente para elevar más de diez veces la producción nacional de hierba en bruto.

Aquí es donde los escépticos ven un sinsentido. "Si usted pregunta a la gente hoy por qué no consume, el porcentaje que dice ’porque es ilegal’ es pequeño, en muchos aspectos, puede haber una sobreestimación de la demanda", dijo Neil Boyd, criminólogo de la Universidad Simon Fraser en Vancouver.

Los usuarios y los productores insisten desde hace tiempo en que Boyd está equivocado, pero los inversores no están tan seguros. El productor MedReleaf Corp. cayó hasta un 28% el mes pasado en el peor debut de una salida a bolsa en Canadá en 16 años a raíz del temor de que las acciones de marihuana estén sobrevaloradas. Las acciones de Canopy Growth Corp., la primera empresa emergente del país dedicada a la marihuana con un valor de US$1.000 millones, cayeron un 21% en los últimos tres meses.

El índice Norteamericano de Marihuana Médica, que hace un seguimiento de las principales acciones de marihuana en Estados Unidos y Canadá, se desplomó el 21% desde que el Gobierno del primer ministro Justin Trudeau reveló en abril su proyecto de legalizar la droga para julio próximo, 16 años después de que Canadá autorizase su uso médico.

Por supuesto, parte de la caída puede atribuirse a la situación en Estados Unidos. Muchos en la administración Trump, en particular el fiscal general Jeff Sessions, no son amigos del sector. Para las empresas canadienses, el riesgo no es político.

"Parece que hay un poco de fatiga de los inversores", dijo el analista de PI Financial Corp. Jason Zandberg. Están teniendo problemas, dijo, para diferenciar entre los productores, nuevos y viejos, y lo que podría darles ventajas competitivas.

Era de esperar, según los alcistas en marihuana, en un mercado flamante que todavía ni siquiera ha llegado. El Parlamento debe aún aprobar la ley recreativa (aunque no hay duda de que lo hará). Luego el Gobierno nacional deberá elaborar las normas sobre impuestos, y cada provincia tendrá que decidir cómo regular la distribución.

"Nada va a ser perfecto de forma instantánea, son pasos de bebé, y la industria está avanzando rápidamente", dijo Jon Bent, productor de marihuana medicinal autorizado que lleva cinco años cultivando plantas en su campo de 11 acres en las afueras de Winnipeg.

Ver comentarios