Logo La República

Jueves, 28 de octubre de 2021



BICENTENARIO COSTA RICA


Bicentenario

Franggi Nicolás: “La mayor amenaza que enfrenta Costa Rica es la falta de equidad”

Esteban Arrieta earrieta@larepublica.net | Miércoles 15 septiembre, 2021

Franggi Nicolás, diputada del PLN. Archivo/La República.
Franggi Nicolás, diputada del PLN. Archivo/La República.


Un país menos desigual, en el que la ruralidad no sea sinónimo de pobreza, en el que se continúe avanzando en el respeto a la extraordinaria biodiversidad que nos caracteriza, y en el que no se discrimine a nadie por raza, religión y credo, es lo que aspira Franggi Nicolás, diputada de Liberación.

La legisladora no duda en aseverar que la principal amenaza para Costa Rica al celebrar el Bicentenario “es la falta de equidad y de justicia social”.

¿Cuáles amenazas podrían afectar el desarrollo nacional?

La mayor amenaza que está afectando el desarrollo nacional es la falta de equidad y de justicia social que hoy se respira en nuestro país. Nos encontramos cada vez más en una Costa Rica en la que las brechas sociales están provocando que exista gente inmensamente rica y una inmensa mayoría muy pobre.

Mientras continúe de manera tan marcada la exclusión y la desigualdad en el país, nos seguirá golpeando duramente el contraste de una Costa Rica que no se siente igualitaria y accesible para todos.

Lea más: Especial Bicentenario: "Costa Rica tiene que ser un modelo de país exitoso", Dyalá Jiménez

¿Cuál es la visión que tiene sobre la Costa Rica del futuro?

Aspiro a un país menos desigual, en el que la ruralidad no sea sinónimo de pobreza. Aspiro a un país que continúe avanzando en el respeto a la extraordinaria biodiversidad que nos caracteriza, que sepa potenciar las oportunidades laborales para sacar de la pobreza a más de 1 millón de costarricenses que hoy lamentablemente viven en la miseria.

Lea más: Especial Bicentenario “Sueño con empoderar a los costarricenses con tecnología y destrezas digitales”, Ineke Geesink, gerente país de Microsoft

Aspiro a un país en el que mi hijo pueda crecer al lado de una generación que no discrimine a nadie por raza, religión y credo.

Y aspiro a un país que realmente vuelva a ser la Suiza Centroamericana que por muchos años fuimos y que hoy se ha desdibujado ante tanta tristeza de un pueblo que está sin empleo y cansado de la corrupción de los últimos años.

¿Cuáles son las mayores oportunidades que tendría el país?

Costa Rica no sólo es referente internacional en paz y biodiversidad, nuestro país también destaca en la región por la calidez y la formación de nuestro capital humano y así como en altos y ejemplares estándares de nuestro sistema de salud. Lamentablemente, no hemos logrado potencializar estas ventajas competitivas, fomentando de manera más agresiva la llegada de más empresas multinacionales que le permitan a nuestros jóvenes mejores trabajos y bien remunerados, o apoyando y facilitando la salida de productos y extraordinarias ideas de nuestros emprendedores nacionales.

Para ello, debemos seguir luchando contra la burocracia y el exceso de trámites estatales, potenciando el acceso al crédito para pequeños y medianos emprendedores.

En cuanto a los altos estándares de nuestro sistema de salud, Costa Rica tiene mano de obra súper calificada, que brinda servicios de salud de alta calidad a un bajo costo en comparación con muchos países desarrollados.

Hay un nicho tímidamente abierto en nuestro país: “turismo médico”, en el cual debemos ser más agresivos, para posicionar a nuestro país como un destino de recreo y salud, que pueda ofrecer una amplia gama de servicios a nuestros turistas, y con ello fomente el ingreso de nuevas divisas y más empleos de calidad para los costarricenses.

¿Cómo le ha beneficiado el ser costarricense?

Yo tuve la oportunidad de crecer en un país de valores, dónde se me enseño que la educación era un derecho y que era la mejor arma para defenderme en la vida.

Crecí en un país en el que se me inculcó a amar la democracia y a resolver mis problemas fomentando el respeto y la paz. Estoy segura que ese sello costarricense de paz, de trabajo y de respeto impregnado en mi corazón, es la esencia del costarricense, que me ha dejado a mí y a las nuevas generaciones como herencia; el saber que nosotros y nuestros hijos, estaremos creciendo como hombres y mujeres de bien, en una escuela y no cargando un arma.

¿Qué cambios le gustaría que ocurrieran en la próxima década?

Añoro ver más mujeres y jóvenes tomando decisiones; en el ámbito que sea, en instituciones o empresas, asumiendo valientemente la posición que les corresponde como protagonistas de esta historia.

Cuánto talento la humanidad ha desaprovechado por no abrirle oportunidades a tantas mujeres y jóvenes fuera de serie, ¡es tiempo de darles su lugar! Yo estoy convencida, que toda mejora y transformación de un país comienza en las aulas, es allí donde debemos hacer nuestro mayor esfuerzo por un sistema educativo más accesible e inclusivo, que potencie al máximo las habilidades del estudiante. Solo así podemos transformar las próximas décadas.

¿Cuáles son los valores fundamentales de los costarricenses?

El tico es trabajador, bien sabio fue Don Pepe Figueres cuando dijo que “El campesino costarricense no se sienta a llorar cuando se vuelca la carreta. Con más sabiduría que ciencia, con más diligencia que palabras, la para, la desembarralea y sigue.”

Somos un pueblo que ha sabido salir adelante con trabajo honesto, un país que hizo grandes esfuerzos para que hoy un hijo o hija de un pescador del Golfo de Nicoya o de un campesino de Llano Grande, puedan acceder a una formación universitaria o hasta aspirar a cualquier puesto de elección popular.

No pierdo la fe que, entre todos y todas con esfuerzo y trabajo, al igual que aquellos campesinos de la época de Don Pepe, lograremos sacar a nuestra patria del barro y volverla a poner a caminar.


NOTAS RELACIONADAS







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.