Fracaso de la publicidad de Pepsi subraya su crisis de identidad
Pepsi trató de reproducir el patetismo de la foto de la manifestante Ieshia Evans, de Black Lives Matter. Bloomberg/La República
Enviar

La Generación Pepsi está entrada en años y canosa, y la compañía que le dio origen acaba de recibir un firme recordatorio de que la atracción de los anuncios de gaseosas con sacarina ha muerto.

Allá por el tiempo de los hippies y los publicitarios míticos, una marca de gaseosa podía hacer un gol con comerciales de buena onda que halagaban a los televidentes por ser jóvenes e idealistas.

Podía cantarle a la Pepsi People que hacía de beber una cola del montón un acto de libertad y autoafirmación: “Libres para elegir un nuevo camino, libres para ponernos de pie y decir: tú sé tú y yo seré yo”. Pero hoy el público al que apunta quiere gritar, vomitar o tuitear comentarios desagradables.

“Pepsi y Kendall Jenner cooptan la resistencia para venderles gaseosa”, proclamó ELLE.com en un posteo ampliamente citado. Jaya Saxena escribió que “hay aquí tantos momentos problemáticos que harían falta miles de palabras para explicarlos todos”, pero se centró en la imagen de Jenner entregando la Pepsi al policía.

A la Generación Pepsi, la acción de Jenner le recuerda la imagen de un manifestante contra la guerra de Vietnam que coloca una flor en el cañón del fusil de un soldado.

Sin embargo, quienes son demasiado jóvenes para recordar el gobierno de Carter, adhieren a la acusación de Saxena de que es una grosera reutilización de la foto de la manifestante Ieshia Evans, de Black Lives Matter, que permanece erguida, orgullosa y elegante mientras policías con uniforme antimotines la detienen.

Por su parte Amy Zimmerman en The Daily Beast, escribió: Subconsciente o deliberadamente, Pepsi está tratando de reproducir el patetismo de esa impresionante foto: una mujer, sola y sin temor, dando un paso adelante para enfrentar una legión de policías fuertemente armados. Porque, a fin de cuentas, ¿qué diferencia hay entre una modelo blanca en una campaña publicitaria nacional y una activista negra exponiendo su cuerpo en una protesta pacífica?

Sea lo que sea aquello en lo que se inspiró, fue un paso en falso. Apenas dos días después de ponerlo en el aire, Pepsi retiró el anuncio. No es de sorprender que su agencia interna creara una apelación a la autenticidad y la juventud tan evidentemente inauténtica y anticuada.


Ver comentarios