Enviar
Mientras bancos apelarán a seguridad, el resto de entidades tratará de seducir con tasas de interés
Financieras tras inversionistas de Coopemex
Banco Popular devolverá unos ¢50 mil millones por concepto de certificados vencidos y por vencer a quienes fueron inversionistas de la cooperativa

Los inversionistas que tenían operaciones en Coopemex y ya vencieron, recibirán finalmente su dinero. Ahora, el Banco Popular que rescató a estas personas ante la disolución de la cooperativa y el resto del sistema financiero, pelearán los ¢22.400 millones que saldrán a la calle este mes.
A este dinero se sumarán en los próximos meses unos ¢30.100 millones en certificados que aún no han vencido.
La lucha será básicamente un tema de rendimiento contra seguridad. Los bancos públicos apelarán a la garantía del Estado, los privados a seguridad pagando una tasa un poco mayor, y las financieras seducen con el mejor rendimiento.
Quizá el sector más débil para atraer parte de estos recursos es el cooperativo, ya que si bien se dijo que la industria se encuentra estable, sufrió un daño de imagen por la mala administración que tuvo Coopemex.
Los asesores de inversión del Popular tendrán la primera carta. Al momento de devolver las inversiones, podrán negociar con las personas, ya que para este caso en especial tendrán flexibilidades para mejorar las condiciones normales de inversión.
“La idea es retener a la totalidad de los inversionistas en la entidad”, aseguró Róger Conejo, director de administración de productos y servicios del Banco Popular.
Con anterioridad, se adelantó que los inversionistas grandes serán asignados a asesores que tengan mayor espacio de negociación para lograr el cometido de retener los dineros en el banco.
El polo opuesto son las financieras, que esperarían atraer al menos un 30% de este dinero. Si bien los inversionistas tienen fresco la disolución de Coopemex y que el dinero estuvo en riesgo, lo cierto es que si antes estuvieron ahí es porque son capaces de tolerar riesgos, manifestó Silvio Lacayo, gerente de Financiera Desyfin.
“Nadie debe invertir todo en una sola apuesta. Por eso, apelamos en convertirnos en la opción que tomará esa porción del capital que buscará una rentabilidad mayor, ya que no tenemos seguro de cobertura o una garantía del Estado”, agregó.
Para persuadir a los ahorrantes apelarían a mayor publicidad y el trabajo de la fuerza de ventas, tratando de atender a los inversionistas de forma personalizada.
Las cooperativas por su parte, reconocen que hubo un caso que tuvo un problema, pero aislado. Incluso, destacan que nunca antes, un sector había procurado una salvaguarda a sus afiliados como lo hizo el sector cooperativo en esta ocasión, dijo Edwin Barboza, presidente del Movimiento Cooperativo.
“Muchos de quienes tenían inversiones en Coopemex también tienen en otras cooperativas, y ha quedado bastante claro que son seguras”, sentenció.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios