Enviar
Final, inédita y cerrada
Este domingo el fútbol mundial tendrá un nuevo campeón

Fueron cuatro años de espera, llegó y ya se va. Hace un mes Sudáfrica comenzó a vivir la fiesta del fútbol, el campeonato Mundial, y este domingo, bajo la dirección del silbatero inglés Howard Webb, Holanda y España disputarán el último juego, la gran final, a partir de las 12.30 p.m. (hora de CR).
Para los españoles todo es historia, ya que es primera vez que acuden a una final, mientras que para Holanda esto no es nada nuevo, ya que han estado en otras dos ocasiones, pero con saldo negativo.
Son dos selecciones por demás parejas y que viven desde hace dos años sus mejores momentos. Ambas clasificaron invictas al Mundial, Holanda desde hace dos años no conoce la derrota y España es la actual campeona de Europa.
Más allá de eso, en su duelo particular, presentan un balance a lo largo de su historia absolutamente igualado, aunque los españoles no saben lo que es una victoria frente a los tulipanes desde hace 27 años.
Se han medido en nueve ocasiones desde los Juegos de Amberes de 1920 y el resultado es de cuatro victorias para cada equipo y un empate. La única ventaja aparece en el capítulo de goles, en el que la “roja” ha marcado 15 y ha recibido 11.
Vicente Del Bosque, técnico español, no ha probado con el equipo titular y ni los jugadores saben aún quienes serán los elegidos para disputar la gran final en el Soccer City de Johannesburgo.
Después del entrenamiento vespertino jugadores como Sergio Ramos, Xabi Alonso y Raúl Albiol también estuvieron en el gimnasio por segunda vez en el día.
Por su parte, algo se guarda Holanda en el dobladillo de la manga, algo que se negó rotundamente a enseñar durante su sesión de entrenamiento en las instalaciones de la Universidad de Witwatersrand, en el centro de Johannesburgo, cerrada y estrechamente vigilada por las fuerzas de seguridad.
Holanda comparece en su tercera final y hasta sus compatriotas más ilustres, gente como Van Nistelroy, Cruyff o Koeman, e incluso los adivinos más reputados, como el mismísimo pulpo Paul, le otorgan el papel de cenicienta.
Sin embargo, cuesta creer que la racha de 25 partidos sin perder que acumula Holanda sea la consecuencia de una inesperada alineación de los astros, más bien parece el producto de un trabajo bien hecho a las órdenes de Van Marwijk, que sólo ha perdido un partido de los 27 que ha jugado Holanda desde que él tomó las riendas.

Cristian Williams
[email protected]


Ver comentarios