Fideicomisos del BCR para obra pública alcanzan los $2,5 mil millones
“La idea es tener muchos aliados, aunque la figura del fideicomiso no es la panacea, sirve para algunos proyectos y otros no”, destacó Andrés Víquez Lizano, subgerente de Banca Mayorista del Banco de Costa Rica.
Enviar

El Banco de Costa Rica (BCR) apuesta a la figura del fideicomiso para financiar obra pública y a la fecha su portafolio alcanzó los $2,5 mil millones. Esfera, que es el nombre del portafolio, está destinado sobre todo a obras de infraestructura y salud.

El más reciente contrato se firmó con la Caja de Seguro Social por un valor total de $145 millones y que permitirá la construcción de 30 áreas de salud, 22 sucursales financieras y un centro de almacenamiento y distribución.

La Caja pretende reducir los costos en los que incurre la institución por concepto de alquileres tanto en las sedes, como en las áreas de oficinas.

“El plazo de este contrato será de 15 años contados a partir del refrendo por parte de la Contraloría. No obstante, las obras se han programado para que se ejecuten en un plazo de seis años, logrando con ello mejorar las condiciones de atención a más de 1,4 millones de habitantes, adscritos a las 30 áreas de salud incluidas en el fideicomiso” afirmó María del Rocío Sáenz, presidenta ejecutiva de la Caja.

En términos de infraestructura vial, una de las inversiones será la vía entre San José y San Ramón, que consiste en una ampliación de 55 kilómetros entre la Sabana y San Ramón por un monto de $480 millones.

Otros proyectos en los que el BCR participará son los nuevos edificios de la Asamblea Legislativa, la Universidad de Costa Rica, el Poder Judicial, el Tribunal Registral Administrativo y Acueductos y Alcantarillados.

También existen apuestas por la energía.

El banco tiene firmados contratos con el Instituto Costarricense de Electricidad para la construcción y puesta en funcionamiento de las plantas hidroeléctricas Torito 2 y Toro 3, la Red Abierta de Nueva Generación (Range) y la planta térmica de Garabito.

Todos los fideicomisos están en diferentes etapas de contratación: permisos, estudios de suelo, diseño, construcción, equipamiento y entrega de las obras. 

“Los fideicomisos funcionan en ciertas necesidades; no es la pomada canaria para todo porque depende de los objetivos planteados en el proyecto. Empero, desde el punto de vista de transparencia y fiscalización es una buena opción, porque se tienen auditorías internas de las entidades bancarias y de las instituciones públicas, así como la vigilancia de la CGR”, aseguró Andrés Víquez Lizano, subgerente de Banca Mayorista del BCR.

Además, existe un comité de vigilancia externo que vela por el cumplimiento del contrato y este apoyo y enlace es importante para la administración superior de las entidades que intervienen en el contrato.

 

 


Ver comentarios