Familia germina negocio entre colores y telas de puffs
Enviar

Con telas lisas de alta resistencia, rellenos de trozos de espuma y bolitas de estereofón, diseñó su negocio Silvia Scorza, una costarricense que hace año y medio decidió emprender y fundar Iroko Puffs & Chairs, una tienda especializada en comercializar sillas y puffs en el Centro Comercial Paco, en Escazú.

La idea surgió mientras ella vivía en China, allá eran comunes estas piezas diseñadas para el confort de las personas e ideales para ambientar diferentes espacios, ya sean la casa o el lugar de trabajo.

Entre ella y su esposo decidieron volver a Costa Rica y realizar su primer pedido. Como en ese momento no tenían tienda lo vendieron desde su casa con la ayuda de una página en Facebook y tuvo muy buena acogida.

“Nos pareció buena idea porque no existía un producto así en Costa Rica y fue muy innovador. Así, hemos venido haciendo varios pedidos y participando en diferentes ferias que se hacen en centros comerciales para fechas especiales y en El Mercadito, donde hemos llevado nuestros productos varias veces”, aseguró Scorza.

Sin embargo, reconoce que emprender no ha sido fácil y que ha tenido que aprender, más sobre aspectos legales y cuáles son los requisitos para tener una tienda física, así como lo que conlleva el comercio.

También debió estudiar para el manejo de redes sociales, crear una página web y clases de fotografía para tomar imágenes a los puffs y las sillas de manera que el cliente se sienta atraído y quiera comprarlos.

Los pedidos a China se hacen cada cierto tiempo y lo que más venden son productos para adultos o niños, aunque a partir de la otra semana, esperan incursionar trayendo puffs para mascotas.

Las personas interesadas pueden pedirlos desde cualquier parte del país y se hacen llegar por encomienda o por medio de Correos de Costa Rica si es fuera de la Gran Área Metropolitana.

En la actualidad, comercializan 11 estilos diferentes de puffs de todos los tamaños, pero también las personas pueden hacer pedidos de productos personalizados, solamente que tienen que esperar cierto tiempo.

También, hay algunos puffs que se traen y se venden en la tienda con telas impermeables que pueden usarse en espacios exteriores.

“Tratamos de atender a los clientes lo mejor que se pueda, pero no le puedo mentir, al principio tuve miedo de que a las personas no les fuera a gustar.  Además, se tiene que ser muy cuidadoso cuando nos aventuramos a abrir la tienda porque hay que contemplar altos costos de operación como el pago del alquiler, la patente y el personal”, destacó Scorza.

A largo plazo, su ambición es tener un mayor número de productos en exhibición, especialmente dirigidos a niños y también se estaría valorando si se abre en un segundo local en el sector del este.

Sobre la empresa

Nombre Iroko Puffs & Chairs

Contacto Silvia Scorza

Página web www.irokopuffs.com

Correo [email protected]

Facebook Iroko Puffs & Chairs
 


Ver comentarios