Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 25 Junio, 2008

Faltan caras nuevas

Carlos Denton

En la elección de 2010 en Costa Rica, pareciera que no aparecerá un “Barack Obama”, cara fresca, hablando de la necesidad de un cambio en la manera en que se hace la política. Todo lo contrario, los costarricenses tendrán el derecho de escoger entre caras bien conocidas, muchas de las mismas que han aparecido a diario en los medios nacionales por una década o más. Y la oferta de estos no será tan nueva tampoco, con la excepción quizás, de Rafael Angel Calderón.
En el caso del probable candidato presidencial y del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), pareciera que se posicionarán más acorde con lo que fue el calderonismo original, aliado de los más pobres y los más dejados, y no lo que fue en las tres presidencias que ganaron a partir de 1990. Luis Fishman, lugarteniente de Calderón y presidente del PUSC, ha dicho que esa agrupación se posicionará al centro izquierda del espectro, lugar tradicional del Partido Liberación Nacional (PLN). Entonces Calderón será cara muy conocida, pero con oferta diferente en el mercado político. ¡Quizás!
A la izquierda del centro, el PUSC estará acompañado por dos partidos, por lo menos. Uno es el Partido de Acción Ciudadana (PAC), que presentará a Ottón Solís por tercera vez. La posición de Solís ha variado poco desde la campaña de 1998, promoviendo un mensaje de “Costa Rica para los costarricenses”, combinado con varias tesis de Joseph Stiglitz, y con la idea muy atractiva de que la burocracia estatal se podría cambiar y obligar a trabajar para el beneficio de los habitantes, y además con transparencia. Solís será cara conocida, con la misma oferta de antes, pero con más énfasis nacionalista, ¿con un tinte anti-extranjero?
Otro partido de la izquierda será el Partido Amplio Popular (PAP), compuesto por el grupo del “no” en el pasado referéndum. No se sabe quién será el candidato presidencial de esta agrupación, pero el mensaje ya es bien conocido por todos; ofrece más de Stiglitz, más del “Socialismo Cuántico”, y más intervención estatal en la economía.
Al centro derecha estará el PLN, ofreciendo más de lo actual —tiene tres precandidatos; Johnny Araya, alcalde por tercera vez de la capital y antes ejecutivo municipal; Laura Chinchilla, vicepresidenta actual, ex ministra, ex diputada, y Fernando Berrocal, ministro dos veces, embajador en varias ocasiones, y persona conocida. Sin menoscabo de sus cualidades personales y profesionales, en este grupo no hay nuevos.
A la derecha, aunque pudiera ser que rechacen sus seguidores esa nomenclatura, está el Partido Libertario. Es seguro que su candidato será Otto Guevara, aspirante a la presidencia por tercera vez, y es dudoso que la oferta de este sea diferente a lo que ha sido en pasadas campañas electorales. Estos, en contraste a Ottón Solís, no creen que la burocracia estatal se pueda reformar para que ayude al pueblo, y creen por ende que es mejor desmantelarla. Además rechazan totalmente las tesis de Stiglitz.
En menos de dos años habrá un nuevo gobierno en Costa Rica, y Oscar Arias estará de vuelta en su casa con sus libros, sus programas de paz y sus escritos. Es difícil predecir cuál partido y cuál candidato tienen más posibilidad de ganar la elección de febrero de 2010. Hace dos años, cualquier “experto” en política decía que Hillary Clinton era imparable para llegar a la presidencia estadounidense, y hace tres años en Costa Rica la victoria abrumadora de Oscar Arias era “segura”.
Lo único seguro es que para 2010 no hay caras nuevas entre los que se ofrecen como candidatos a la presidencia de la República.

[email protected]