Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



MAGAZINE


Exceso y espectáculo para un Gatsby en el que brilla Mulligan

Redacción La República [email protected] | Sábado 18 mayo, 2013



CINE

Exceso y espectáculo para un Gatsby en el que brilla Mulligan

En la cinta Leonardo DiCaprio se defiende bien pero está por debajo de la maravillosa Carey Mulligan. Internet/La República

Un gran espectáculo visual y una versión excesiva, exagerada y muy musical del original de Scott Fitzgerald. “El gran Gatsby” de Baz Luhrmann es tan alocado como vacía la vida del protagonista, un Leonardo DiCaprio que se defiende bien pero que está por debajo de la maravillosa Carey Mulligan.
Ella, como Daisy, el objeto de deseo de Gatsby, es la única que representa a la perfección la imagen y la sensibilidad de la obra de Fitzgerald, esa mezcla de irrealidad, ambigüedad y evanescencia que sobrevuela la novela y que apenas aparece en la película.
Porque si bien la película refleja adecuadamente el loco mundo de los Estados Unidos de los años veinte, no lo hace de la forma sutil utilizada por el escritor en su obra.
Si se obvia ese origen literario de la historia, la película podría ser excelente.
Si de lo que se trata es de trasladar a la gran pantalla el espíritu del Gatsby literario, entonces falla.
Porque el 3D da a la película un aspecto de cómic o de aventura de superhéroes que no va con la historia. Y porque la música de hip hop utilizada por Lurhmann poco o nada tienen que ver con un personaje como Gatsby, hecho a sí mismo a base de mentiras y que huye como de la peste de la pobreza y la vulgaridad en la que nació.
Eso no impide que las escenas musicales en las grandes fiestas organizadas por Gatsby sean espectaculares y llenas de ritmo, pese a que la mezcla de música moderna con clasicismo no funcione como sí lo hacía en la María Antonieta de Sofia Coppola.
Pero sí hay una parte de la película que refleja esa esencia del Gatsby de Fitzgerald.
Es Daisy/Carey Mulligan, que encarna a la perfección a esa mujer que es frívola y sensible, que busca ser amada pero le aterroriza el camino necesario para lograrlo, que está instalada en una cómoda vida de millonaria pero se siente capaz de renunciar a todo.
El físico de la actriz es el perfecto para encarnar al amor de Gatsby y su talento vuelve a desbordar en un papel que le viene como un guante.
 

Cannes / Efe