Enviar
Europa estrenará rey
Bayern Munich y Chelsea definen una final inédita el próximo sábado

Tras romper pronósticos y excluir a los favoritos, Bayern Munich y Chelsea serán los protagonistas del último duelo de la Liga de Campeones 2012, con el Allianz Arena como escenario.
La ciudad bávara determinará el campeón número 20 el sábado a las (12.45 p.m.), desde que se disputa el formato actual en la temporada 92/93.
A la cita llegan dos equipos con historial y circunstancias diferentes, pero tienen en común que buscan ganar la corona europea para salvar su temporada y redimirse por no conseguir el título liguero en sus respectivos países.
De la mano de Jupp Heynckes, el Bayern llegó a su final soñada, en su casa, ante su afición y contra un rival que no cuenta con los pergaminos de un Real Madrid, Barcelona, Milán o Manchester United.
Los blues simplemente no tienen la tradición europea de otros clubes, aunque eso no garantiza nada a los alemanes, pues por planilla ambas escuadras están de igual a igual.
Para los teutones, el partido representa la oportunidad de conseguir su quinta estrella europea y colocarse como la tercera escuadra con más títulos continentales empatado con el Liverpool inglés. La de la temporada 01/02 fue su última gesta, cuando derrotaron al Valencia español.
Heynckes tampoco desconoce lo que es pararse en lo alto de la “Champions”, dado que con el Real Madrid alzó la orejona en la campaña 97-98, por lo que busca repetir dicho éxito, justamente pasando por encima de los merengues fue que logró llegar a la instancia definitiva.
La artillería de los bávaros a cargo de Mario Gómez con 12 goles en la competencia y la guía de Frank Ribéry y Arjen Robben han sido las bujías que han hecho caminar una vez más al Bayern por el camino del triunfo.
Por su parte, para los blues es el momento más cercano al principal objetivo que se planteó el multimillonario ruso Roman Abramovich cuando compró al club londinense: ganar la Copa de Campeones.
Atrás quedó la derrota de la temporada 07/08 cuando vieron alejarse ese sueño ante sus paisanos del Manchester United, desde los lanzamientos de penal. Tras la falla de su capitán John Terry, ese ha sido el momento más cercano que han tenido a la gloria europea.
Los torneos locales han sido tierra fértil para Chelsea, pero Europa sigue siendo una tarea pendiente. En el equipo se proponen que ni sus bajas (Terry, Ivanovic, Meireles y Ramírez), ni jugar de “visitantes” les impida luchar por ese objetivo, porque, como dijo su técnico Roberto di Matteo, es un momento de 50% para cada uno.

Sergio Alvarado
Para La República

Ver comentarios