Estudiantes deben asistir a clases aunque padres estén en contra de educación sexual
Enviar

El desacuerdo con los programas de afectividad y educación sexual que impartirá del Ministerio de Educación Pública (MEP), no es justificación para que los estudiantes falten a clases.

Los padres que no quieran que sus hijos reciban estas lecciones pueden enviar una nota al centro educativo con la petición.

“La educación sexual integral es importante, porque da un conocimiento pleno. La discrepancia existe en el modelo y la temática que se desarrolle. El Colegio no está de acuerdo con estas medidas de presión”, dijo Manuel Arturo Fallas, especialista en Sexualidad de la Universidad Nacional y vocero del Colegio de Profesionales en Orientación.

Desde hace algunas semana un movimiento civil pidió a los padres de familia no enviar a sus hijos a lecciones, como señal de protesta, sin embargo el Colegio y destaca la necesidad de que los estudiantes conozcan sobre el tema.

“(…) El privar a sus hijos del derecho a la educación es una muestra de poca tolerancia a las diferencias, que al final será algo contraproducente en el modelaje que deben dar a sus hijos”, dijo Luis Paniagua, presidente del Colegio.

Los programas se impartirán dentro de los programas del curso lectivo que inició hoy, para los estudiantes desde primaria hasta secundaria. A partir de décimo será una asignatura.

Los orientadores consideran que ser los oportunos para impartir estas lecciones y que el MEP debe realizar ajustes de metodología, concepto y fundamento técnico a los programas.



Ver comentarios