Logo La República

Viernes, 23 de febrero de 2024



NACIONALES


Alrededor de 1.500 familias dependen de esta actividad a nivel nacional

Estrategia para proteger a las abejas resguardaría la producción de miel costarricense

País produce 1.180 toneladas anuales

Allan Madriz allanmadriz.asesor@larepublica.net | Martes 06 septiembre, 2022


abejas miel estrategia
Garantizar acciones que protejan la vida de las abejas, uno de los insectos más importantes para la polinización de los cultivos, es lo que se pretende con esta estrategia. Shutterstock / La República.


Las abejas costarricenses podrían desaparecer para el 2035 si continúa el uso excesivo de los plaguicidas, es la advertencia que lanzó la Cámara Nacional de Fomento de la Apicultura.

Y es que, alrededor de 250 mil abejas dedicadas a la producción, es decir a la apicultura, mueren por día, según los registros de la Cámara; mientras que se desconocen los números de muertes de especies de abejas nativas o silvestres, pero consideran que la tasa de mortalidad podría ser mayor.

Lea más: UCR publica libro sobre abejas de Costa Rica para concientizar sobre la importancia ecológica de esta especie en el ecosistema

En el país, unas 1.500 familias se dedican a este negocio, con una producción anual de 1.180 toneladas de miel de abeja gracias a la existencia de más de 39 mil colmenas, según el Boletín Estadístico Agropecuario 2018-2021.

Mientras el valor promedio por tonelada internacional rondaba los $3,4 mil para el 2019, a nivel centroamericano alcanzaba un promedio de $3,2 mil; sin embargo, el valor de las exportaciones de Costa Rica llegó a los $28 mil según los últimos datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), debido a que la mayoría de la producción abastece el consumo nacional.

Ante este panorama, la Municipalidad de Oreamuno ha realizado diversas acciones de protección a las abejas entre ellas la creación de una Estrategia Nacional, respaldada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM).

“Tenemos como objetivo principal aplicar la estrategia en el resto del país, trabajando varios aspectos; asegurando la supervivencia de la especie, mitigando los efectos adversos del cambio climático y contribuyendo a los productos agrícolas que nacen en nuestro cantón”, dijo Erick Jiménez, alcalde de Oreamuno.

Lea más: “Las abejas están muriendo y los humanos no están muy lejos” (Steven Magee)

Acciones que permitan la recuperación de áreas verdes para aumentar las poblaciones de abejas en el territorio nacional, es lo que establece el acuerdo adquirido entre las instituciones.

Dada la importancia de las abejas para los cultivos y la alimentación, Laura Bonilla, jerarca del MAG, confirmó el respaldo para la iniciativa que se desarrollará de manera articulada en los distintos cantones del país.

“Los gobiernos locales que estén interesados trabajarán en coordinación con las Agencias de Extensión Agropecuaria para adaptar la estrategia de acuerdo con las condiciones de clima, especie y topografía del cantón, para identificar fincas y lugares en donde desarrollar estos espacios de polinización”, dijo Bonilla.

De igual manera, existe un compromiso formal para atender el tema de cambio climático, que afecta tanto a los polinizadores silvestres como a la actividad apícola nacional.

La estrategia es un “muy buen esfuerzo” pero debe ser acompañada de acciones específicas y claves, indicó Juan Bautista Alvarado, presidente de la Cámara Nacional de Fomento de la Apicultura, tras ser consultado por LA REPÚBLICA.

“Las abejas de Costa Rica están siendo diezmadas sus poblaciones, por una serie de acciones y de amenazas, principalmente un modelo agropecuario incompatible con la producción apícola y la vida de las abejas, de allí que se plantea la necesidad de establecer ese tipo de estrategias para protegerlas de manera integral, es un avance importante, dijo Alvarado.

Hay que recordar que el servicio más importante que brindan las abejas es la polinización, la labor de fecundar las plantas y garantizar la seguridad alimentaria a nivel mundial, por eso se considera fundamental educar al sector agropecuario.

“Es necesario educar a las personas agricultoras y productores agropecuarios, para que sus actividades no repercutan de manera negativa en la vida de las abejas y sus poblaciones, también pasa por restringir algunos productos agroquímicos, que ya están prohibidos en muchos lugares del mundo y que matan abejas en Costa Rica”, agregó Alvarado.

En 2021, Costa Rica declaró de interés público la actividad de la apicultura y la celebración del Día Nacional de las abejas y otros polinizadores para cada 20 de mayo.


Compromisos adquiridos para implementar la estrategia nacional para la protección y conservación de abejas


• Realizar estudios donde se logren identificar sitios de mayor frecuencia de abejas y se identifiquen como sitios calientes con enjambres y poder colocar los hospederos
• Realizar alianzas estratégicas con la academia y otras instituciones que generen investigación
• Fomentar en los productores la integración de un jardín de abejas en sus fincas, tomando en consideración las especies nativas
• Incentivar capacitaciones en el sector agrícola sobre la importancia que juegan los agentes en la polinización de los cultivos agronómicos


NOTAS RELACIONADAS








© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.