Estados Unidos y UE en desacuerdo sobre normas de capital bancario
Barack Obama, presidente de Estados Unidos, habla en la sesión 71 de las Naciones Unidas. Bloomberg/La República
Enviar

La Unión Europea (UE) intensificó su batalla con Estados Unidos sobre los cambios en las reglas globales de capital de los bancos, al solicitar que se descarte uno de los puntos clave de las reformas.

La UE, sede de casi la mitad de los mayores bancos del mundo, se opone a la introducción de límites de capital, una restricción a que las firmas utilicen sus propios modelos estadísticos para medir el riesgo de los activos que podría aumentar sus requisitos de capital, dijo un funcionario de la UE. Estados Unidos, por el contrario, ha dicho que los reguladores deberían considerar descartar este enfoque de modelo propio, ya que crea posibilidades de que los bancos infrinjan las reglas.
"Normalmente era Europa la que criticaba a Estados Unidos por no implementar correctamente los acuerdos de Basilea, pero ahora las posiciones parecen haber cambiado", dijo Martien Lubberink, profesor asociado de la Universidad Victoria de Wellington. "Una y otra vez hemos visto a Europa tratando de dar marcha atrás en los requisitos de capital. El argumento ahora parece ser el de dejar a los bancos asumir riesgos para aumentar las ganancias y el capital".


El Comité de Basilea se está apresurando para terminar la nueva legislación de capital posterior a la crisis conocida como Basilea III antes de que acabe el año, y ha recibido instrucciones de no aumentar en el proceso los requisitos globales de capital de manera significativa.
El debate en Basilea enfrenta a los reguladores bancarios desde Tokio hasta Fráncfort contra la posición respaldada por Estados Unidos de estándares más rígidos, que entrarán en vigor cuando sean implementados por los gobiernos nacionales. Los reguladores de países como Alemania e Italia dijeron al Comité de Basilea en recientes reuniones que los cambios propuestos en la forma en la que los bancos evalúan los riesgos de crédito, de mercado y operacionales deben ser limitados y ralentizados, según dos personas conocedoras del asunto.
Stefan Ingves, presidente del Comité de Basilea, restó importancia a la disputa sobre las normas de capital ponderadas al riesgo.
"Este proceso ha estado en marcha durante unos ocho años", dijo a la prensa en Fráncfort. "Por ahora todos los problemas se comprenden bien. Este no es un problema en sí mismo. En este momento estamos trabajando muy duro para finalizar esto, y espero que seamos capaces de hacerlo hacia el final del año”.
Llegar a un acuerdo sobre los límites de capital, que limitaría los beneficios que los bancos pueden obtener al medir los riesgos de los activos utilizando sus propios modelos estadísticos en lugar de una fórmula estandarizada establecida por los reguladores, puede resultar difícil.
Durante la última década, los prestamistas utilizaron sofisticados modelos con la aprobación del supervisor. En teoría, esto debería darles un incentivo para invertir en activos de menor riesgo. Sin embargo, la experiencia práctica de los supervisores y los análisis empíricos han alimentado las sospechas de que los bancos aprovechan esto para subestimar los riesgos y rebajar sus requisitos de capital. Los límites de capital limitarían su capacidad para hacer esto.
“El Comité de Basilea está entre la espada y la pared aquí," dijo Richard Reid, profesor visitante en la Cass Business School de Londres. "Por un lado, desea poner en marcha a tiempo un conjunto de políticas orientadas a la estabilidad. Por otro lado, no quiere causar una fractura en la coordinación de la regulación, a la que costó mucho llegar tras la crisis financiera".


Ver comentarios