Escándalo diésel de VW comprometería a autopartista alemán Bosch
Foto Bloomberg
Enviar

El escándalo de emisiones contaminantes de Volkswagen amenaza con comprometer aún más al mayor proveedor de autopartes de Europa. Abogados de Estados Unidos denuncian que Robert Bosch GmbH jugó un papel clave en el desarrollo de tecnología para engañar en las pruebas de emisiones desde fines de la década de los noventa.

Bosch fue un “partícipe activo en una conspiración masiva de una década con VW”, según la demanda judicial enmendada presentada por abogados que representan a dueños de vehículos. El foco del caso se traslada ahora a Bosch, después de que VW negoció un acuerdo preliminar con Estados Unidos que no incluía al autopartista alemán. Bosch declinó el jueves hacer comentarios sobre las últimas acusaciones.

El planteo contra Bosch –que ya está acusado en el proceso contra VW en San Francisco– es una nueva señal de la presión que subsiste en los múltiples frentes del escándalo, incluso después del acuerdo de VW por $15.300 millones con autoridades de Estados Unidos el mes pasado. Volkswagen aún enfrenta investigaciones criminales, intentos de dueños de autos de Europa de obtener los documentos que maneja el Departamento de Justicia de EE.UU. para reforzar sus propias demandas civiles, y una prohibición de ventas en varios modelos de VW en Corea del Sur.

“No conocemos los detalles exactos de lo que ha pasado hasta este punto, pero está claro que las repercusiones implican a otras empresas además de VW”, dijo Marc-Rene Tonn, analista de Warburg Research en Hamburgo. “Las consecuencias del escándalo de las emisiones diésel de VW son complejas y amplias. Seguirán por un largo tiempo”.

Bosch, que no es parte del acuerdo de VW con Estados Unidos, no ve la necesidad de reservar más dinero para los costos legales, pues dispone de 650 millones de euros ($735 millones) para tales efectos, dijo el vocero Rene Ziegler el jueves.

Las acciones de Volkswagen cayeron hasta un 1,2% y bajaron a un 0,9% a 120,65 euros a las 1:43 p.m. en la Bolsa de Fráncfort. Bosch tiene sólo un número limitado de accionistas.

‘Diseñados ingeniosamente’

Los “dispositivos de engaño diseñados ingeniosamente” fueron armados con software suministrado por Bosch, según el expediente presentado en una corte federal de San Francisco. Podían reconocer cuándo el auto era puesto a prueba en un laboratorio o en una planta de revisión de contaminación y simular emisiones limpias acordes a los estándares de polución. Al mismo tiempo, según el expediente, Bosch promocionó tecnología de “diésel limpio” en Estados Unidos y convenció a los reguladores de aprobar los vehículos incluidos en el acuerdo de VW. El expediente afirma que Bosch también participó en la maniobra para evitar que los reguladores estadounidenses descubrieran la verdadera función del dispositivo.

Los acuerdos de VW para sacar de circulación a 482 mil automóviles con emisiones diésel fraudulentas de Estados Unidos cubren a los propietarios de los vehículos, al gobierno de Estados Unidos y a 44 estados. Costarán a la compañía cerca de $15.300 millones si los acuerdos se aprueban plenamente. Esto incluye el acuerdo de VW por US$603 millones con los estados de Estados Unidos que no son parte del acuerdo, que será considerado para una última aprobación a fines de este año.


Ver comentarios