Sebastián Rodríguez

Enviar
Viernes 8 Febrero, 2013

Consideremos algo radical y emocionante, como un sistema parlamentario. ¿Nos podemos imaginar votando directamente por los legisladores, y si no logran gobernar, convocar nuevas elecciones?


¿Quiénes Somos?

Es hora de actuar

Según datos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) el 48% del electorado son personas de 18 a 37 años. Recientemente en nuestro país, la conversación ha girado en torno al abstencionismo y falta de involucramiento político de los jóvenes. En efecto, el 48% del electorado tiene la capacidad de decidir quiénes van a ser nuestros dirigentes políticos.
Existe una percepción generalizada de que a la juventud no le interesa la política o el gobierno. Eso no es cierto, en la generación de nuestros padres y abuelos también existía un segmento de la población que no se interesaba.
Es cierto que el abstencionismo ha crecido marcadamente a través de los años, pero eso no es atribuible solamente a una generación.
La Costa Rica de hoy es un reflejo y resultado de decisiones tomadas por otras generaciones. En las últimas décadas en realidad no hemos sido testigos de cambios radicales o propuestas nuevas.
Algunos argumentan ingobernabilidad, corrupción, falta de interés del electorado, o inclusive se citan las esferas de influencia de otros países.
El hecho es que en las últimas décadas países como Corea del Sur y Singapur han logrado superarse y ser considerados países desarrollados, mientras que nosotros exhibimos como mayor logro construir una pista de doble sentido de San José a Caldera…
Vivimos en un país en el cual el gobierno y los medios de comunicación no pueden ignorar a la gente o definir la pauta de la conversación nacional.
Con las redes sociales y las distintas organizaciones políticas, religiosas, e intelectuales las ideas para el cambio abundan.
Lo que la mayoría nos preguntamos es por qué seguimos estancados. Existen mejoras lógicas y fáciles de lograr en infraestructura y muchos otros campos.
En los setentas y ochentas líderes de todo el mundo visitaban nuestro país e invitaban a nuestros presidentes para que compartieran las recetas para el éxito. Es hora que logremos ser innovadores de nuevo. Existen ideas y conversaciones de cómo lograr un cambio.
Exploremos las ideas que están en la mesa. Discutamos la validez de propuestas sobre cómo cambiar el sistema político por completo.
Consideremos algo radical y emocionante, como un sistema parlamentario. ¿Nos podemos imaginar votando directamente por los legisladores, y si no logran gobernar, convocar nuevas elecciones?
Las noticias ya no son noticia, son como episodios repetidos en la televisión, ya sabemos cómo van a terminar. Pero las elecciones son la responsabilidad no solo del 48% sino del 100% del electorado que exija de nuestros futuros líderes un cambio fundamental.
Estamos a la espera de propuestas que logren llevar a Costa Rica al desarrollo. No es suficiente criticar el sistema y los dirigentes, es hora de actuar.


Sebastián Rodríguez Álvarez