Kenneth Waugh:  “Limón está ante su última oportunidad”
Enviar

De la mano de la nueva Terminal de Contenedores de Moín (TCM), surgen incontables oportunidades de negocio para la provincia de Limón.

Se estima que en una década se generarían unos 150 mil nuevos empleos, de los cuales, un 10% sería para la provincia del Caribe.

Sin embargo, a poco más de un año de la inauguración, el Gobierno parece no tener clara una ruta y proyectos vitales como la ampliación de la ruta 32; el desarrollo de un nuevo acueducto y plan regulador están atrasados, los cuales son vitales para potenciar el efecto positivo del nuevo puerto.

Por otra parte, los limonenses deberían pensar en capacitarse y montarse en la ola de desarrollo que generará la inversión de $1 billón por parte de APM Terminals.

Sobre este y otros temas LA REPÚBLICA conversó con Kenneth Waugh, director general de APM Terminals.

¿Son válidas las preocupaciones de algunos sectores en torno al desempleo en Limón con la entrada en operación de la TCM?
Por supuesto que no.
Todo cambio genera incertidumbre y en cierta medida preocupación; pero en este caso, lo que tenemos es una gran oportunidad para toda la provincia, e inclusive para el país.


Hace dos años hicimos una presentación de un estudio socioeconómico, orientado a señalar ese gran cambio en la provincia y a determinar las oportunidades que se generarían, además de señalar ciertas tareas prioritarias para potenciar el impacto positivo, como por ejemplo, la mejora de la red vial, la puesta en práctica de un nuevo acueducto, la elaboración de un nuevo plan regulador para la provincia y la posible creación de una terminal de cruceros y hasta un depósito libre de impuestos, entre otras tareas.
Ahora bien, nos preguntamos en este momento, ¿tenemos el marco legal que nos permite aprovechar la nueva terminal? ¿Está preparada Costa Rica para hacerle la competencia a la zona libre de Colón y convertirnos en una terminal que sea un jugador de la red logística, que permita que los barcos nos prefieran a nosotros y de ahí se distribuya al resto de Centroamérica?


Se dice que se perderán unos 2 mil puestos de trabajo, pero ¿cuántos se van a generar?
El estudio de impacto socioeconómico establecía el potencial de crear hasta 150 mil empleos en diez años, de los cuales un 10% sería para la zona de Limón, a un ritmo de unos 2 mil por año en promedio.
Sin embargo, hay que entender que no se generarán automáticamente, hay que crear las oportunidades y capacitarse.
Incluso, con la TCM se dará el caso que muchas personas migren a Limón en busca de una oportunidad.


La TCM entrará a operar a inicios de 2019, ¿hay tiempo para que el Gobierno haga la tarea que le corresponde?
Todo es relativo. No se trata de poner parches.
Cualquier cambio en el marco legal para aprovechar el proyecto, tiene que mirar hacia el futuro y entender que Limón es el futuro de Costa Rica.
Lo ideal es que este esfuerzo se hubiera iniciado mucho antes, incluso, cuando quedó en firme la inversión de $1 billón.
Por ejemplo, ya deberíamos tener bien avanzada la creación de una terminal de cruceros que sea el ancla del turismo en Limón y así convertir a Costa Rica en el puerto regional para que vengan miles de visitantes y una gran rotación de cruceros, generando incontables empleos en restaurantes, turismo de aventura, hoteles y otras actividades productivas.
Limón tiene ante sí su última oportunidad.


Si hay grandes oportunidades de desarrollo, ¿a qué se pueden atribuir las críticas de algunos sectores?
Hay que recordar que estamos en plena campaña y que por momentos se podrían dar opiniones parcializadas.
A los diputados de Limón se les hizo una presentación especial, para explicarles el impacto positivo y las tareas prioritarias para la provincia, como por ejemplo, la creación de un nuevo plan regulador que incentive la inversión o el nuevo acueducto, pero nada se ha hecho.
Creo que en este tema no deben existir diferencias, para tener una visión clara de hacia dónde vamos.


¿Es la TCM una oportunidad única para lograr un salto en el desarrollo?
Sin duda alguna.
Los ingredientes para las oportunidades están, pero hay que entender que las personas y la comunidad tienen que cambiar de actitud y empezar a pensar: ¿Cómo me conecto con estas oportunidades?
La capacitación es fundamental. Ese es el verdadero trasfondo.
Cuando hablamos de turismo, pensamos que es necesario que haya personas capacitadas sobre el ciclo de reproducción de las tortugas en playa Moín y así puedan ser guías ecológicos y hablamos de gente especializada en el arte culinario étnico, que nos distinga de otras regiones, por ejemplo, o también capacitarme en el INA para acceder a un puesto que brinde APM.
Es cierto que el Gobierno tiene que señalar una ruta y dar un espacio legal, pero también está en todos nosotros pensar un poquito y salirnos de la caja, para aprovechar esas oportunidades.


Ver comentarios