Enviar

Si alguien considera que el Ministerio de Salud se excedió en medidas profilácticas, ante situaciones como la gripe A H1N1, debe tener presente que es mejor la prevención que la negligencia

En salud, es mejor que sobre

La Organización Mundial de la Salud comunicó el martes pasado que la alerta sobre la pandemia de la gripe A H1N1 llegó a su fin.
La humanidad ha estado expuesta siempre al surgimiento de pandemias, que más allá del problema de salud pública que implican y de las muertes que ocasionan, pueden modificar el orden social e incluso algunas han cambiado el curso de la historia.
Varios tipos de influenza, viruela, tifus, peste bubónica, el cólera, tuberculosis, sífilis, ébola, síndrome de inmunodeficiencia adquirida, fiebre amarilla, poliomielitis, son algunas pocas de las enfermedades que han amenazado a nuestra raza a través de los tiempos.
Hasta hoy, la humanidad ha salido triunfante de tales peligros. ¿Pero qué enseñanza nos deja la gripe A H1N1?
Quizás la más importante es que la prevención de una enfermedad resulta más económica y eficaz que su tratamiento.
En casos de esta naturaleza, es realmente efectivo desplegar la mayor cantidad de información que se pueda entre la población, con medidas de higiene, prevención y otras.
También debe permitirse que los sistemas de salubridad protejan solidariamente a todo grupo social, étnico, población o país.
Costa Rica, afortunadamente, cuenta con un sistema de salud y seguridad social —aunque capaz de ser perfeccionado— que permite enfrentar oportunamente estas emergencias.
La cantidad de muertes ocurridas en nuestro país por esta pandemia, excedió la ocasionada por cualquier gripe estacionaria, aunque sin duda fue inferior a la registrada en otras naciones del área.
Si en algún momento alguien consideró que el Ministerio de Salud se excedió en la implementación de medidas, debemos reconocer que ante situaciones como la gripe A H1N1 es mejor un exceso de prevención que la negligencia.
En este punto, precisamente, es donde debemos dar el merecido crédito a la labor desplegada por nuestro Ministerio de Salud y su titular María Luisa Avila, por su cuota de responsabilidad a la hora de imponer criterios oportunos de prevención.
Ver comentarios