Empresas reviven apetito por factoreo
“Los créditos convencionales pueden tomar semanas enteras en ser aprobados, sobre todo por los complejos procesos de formalización, mientras que a través del factoreo la espera se reduce a horas”, destacó César Soto, gerente general de SC Factoreo. Gerson Vargas/La República
Enviar

Cada vez más empresas apuestan por el factoreo antes que por los créditos financieros convencionales, debido a que son más flexibles, versátiles y rápidos y le permiten estar al día con las cuentas.


Se trata de una solución económica factible para empresas que quieran establecerse como proveedoras de bienes o servicios para el Estado, pero que debido a sus requerimientos financieros no pueden permitirse plazos de pago de 60 o 90 días.

“Ahora, este tipo de negocios pueden poner a responder sus facturas por cobrar sin traer en jaque su operación empresarial”, destacó César Soto, gerente general de SC Factoreo.

Los créditos convencionales pueden tomar semanas en ser aprobados, sobre todo por los complejos procesos de formalización, mientras que a través del factoreo la espera se reduce a horas y el desembolso se produce con prontitud.

Además, es una herramienta para aquellos empresarios que no cumplen con todos los requisitos que piden las entidades financieras.

“Este producto se gestiona mediante una línea de crédito que no requiere hipotecas ni prendas, pues las facturas constituyen la garantía, lo cual representa una ventaja significativa para aquellas empresas que no poseen garantía real”, aseguró Marvin Corrales, subgerente general del BCR.

El análisis de riesgo para desembolsar el dinero se hace tanto al cliente como al pagador. Si este último tiene un historial de cumplimiento en sus pagos es muy probable que sea aprobado en un corto plazo.

Aquellas empresas que trabajan con sistemas de cobro a plazos de uno, dos, tres o incluso más meses y que esperan la entrada del efectivo puedan disponer de él de manera anticipada mientras el pago espera su plazo de cumplimiento.

Cualquier compañía puede acceder al factoreo siempre y cuando haya prestado un servicio o vendido bienes y cuente con las facturas correspondientes, especialmente si son cobros realizados a negocios con historial de pago confiable como el caso del Estado.

El trámite es más flexible porque en los órganos supervisados por la Superintendencia General de Entidades Financieras se obtiene un préstamo por una cantidad definida y con un límite establecido.

No obstante, con el factoreo, el monto a financiar es tan grande como la capacidad de pago demostrada por la empresa, de forma que cuanto más crezca su cartera de cuentas, mayor será su acceso al crédito.

El sector comercio es el que más utiliza el factoreo (42%), le siguen los servicios (34%), construcción (15%) e industria (9%).
El saldo de facturas negociado llegó a $248 millones, en 2016, según el reporte de la Cámara Costarricense de Empresas de Factoreo.

Cinco pasos para acceder al factoreo

A diferencia de los bancos, las empresas de factoreo se destacan por facilitar flujo de efectivo que les permitan a las compañías pagar con sus facturas por cobrar.

1) La empresa solicitante realiza una venta a plazo a su cliente (el pagador)

2) Entrega la factura por cobrar a quien va a realizar el factoreo

3) El factoreo adelanta el efectivo sobre la factura que le ha sido entregada

4) La compañía de factoreo cobra el importe de la factura al pagador

5) La empresa de factoreo reintegra el sobrante de dinero a la firma solicitante y rebaja una comisión acordada por el servicio brindado

Fuente: SC Factoreo
 


Ver comentarios